jueves, 31 de julio de 2008

Gringotenango

Esta mañana agarré una lancha a las 8.45 rumbo a Panajachel, conocida también como Gringolandia o Gringotenango por la cantidad de estadounidenses (también europeos) que allí viven, tienen negocios, veranean, etc... Tuve suerte porque no me tocó esperar. Eso sí, tuve que volver a negociar el precio del viaje a la llegada porque me intentaban cobrar como a un turista. Ya no sé si decirles que soy atiteco de padres españoles para que me cobren los correspondientes 15 Q y no más.

Me disponía a hacer una gestión en una compañía eléctrica de capital español, que no pude hacer porque el sistema informático estaba caído, y a comprar unos libros de Luis Cardoza y Aragón y Mario Roberto Morales que no conseguí porque la librería que buscaba estaba cerrada. Aún así, dí con otra que no estaba nada mal, me hice con Entre el mecapal y el cielo (Santiago Bastos y Manuela Camus, Editorial de Ciencias Sociales) y La canción del grillo (Filóchofo).

A la vuelta me encontré con el ingeniero agrónomo con quien viajé a la Bocacosta y acepté su invitación para almorzar. De regreso, la lancha, que de nuevo salió nada más llegar nosotros, sorprendentemente, vino pegando botes al ir en dirección contraria del aire y las olas.

Panajachel es eminentemente una ciudad turística y comercial. Esta es una selección de fachadas de tiendas que esta misma mañana he fotografiado:

DSCN5682

DSCN5687

DSCN5685

DSCN5684

DSCN5683

DSCN5681

DSCN5680

DSCN5679

DSCN5678

6 comentarios:

La Mar y sus conchas dijo...

Yo pasé meses pensando que las tortillerías "los tres tiempos" pertenecían a una especie de franquicia con ese nombre...

Se rieron mucho de mí cuando me explicaron lo que significa: que hay tortillas los tres tiempos de comida: desayuno, almuerzo y cena.

soler dijo...

Me encanta las fotos de las fachadas, que colorido ,estoy aqui en casa no he podido salir de vacaciones por problemas de salud y he tenido que cancelar el viaje, pero bueno ya saldre en otra ocasión de momento viajo contigo y llegan a mi casa los olores y sabores de ese pais. besos

Agnóstico Apático dijo...

;-) pues yo pensaba lo mismo Mar porque aquí en Santiago también la hay. Lo de los 3 tiempos me lo explicaron ayer y tiene su gracias.

Gracias Sole. Recupérate prontito. Me alegro que te esté gustando. Seguro que durante el resto del año te marcas tu viajecitos. Un abrazo.

migramundo dijo...

Hay cierto arte y mucho colorido en las fachadas, incluso cierto sentido del humor (supongo) en la del gran hotel. La cuestión es llamar la atención, atraer. Saludos.

Agnóstico Apático dijo...

al parecer migramundo es ésta una tradición que se está perdiendo, aunque la verdad es que se ve mucho. Estas son de Panajachel, municipio muy turístico pero te aseguro que hay otras más auténticas.

Agnóstico Apático dijo...

al parecer migramundo es ésta una tradición que se está perdiendo, aunque la verdad es que se ve mucho. Estas son de Panajachel, municipio muy turístico pero te aseguro que hay otras más auténticas.