miércoles, 30 de julio de 2008

Aleluya Europa


Aunque se enorgullece de cara a la galería por su sociedad multicultural no duda en encarcelar a todo aquel inmigrante indocumentado que cae en manos de su policía. Así ocurre día sí y día también con cientos y miles de los guatemaltecos que buscan mejor fortuna en el país de las oportunidades (donde viven y trabajan casi dos millones de chapines de un total de 12 millones). Casi todos ellos atraviesan en penosas condiciones el desierto de México, donde estos días el Congreso ha dejado de criminalizar a los sin papeles, cambiando las penas de prisión y las deportaciones por faltas administrativas, como bien nos cuenta Migramundo.

La Unión Europea, empeñada en copiar las malas costumbres yanquis, ha hecho lo propio y va más allá con la bien llamada Directiva de la vergüenza que permite la retención de migrantes indocumentados hasta año y medio en guantanamitos de dudosa regulación, antes de su expulsión al país de origen y la prohibición de regresar en 5 años.

El país occidental que ha convertido el miedo en elemento esencial de su política para alcanzar sus intereses ha sido históricamente EEUU. Como se trata de competir con ellos, vamos a ver si los superamos. Y los que critiquen la directiva, ya sabéis que son unos ignorantes.


5 comentarios:

Zinar Ala dijo...

Al volver del país vasco bajé en la estación de Avenida de América(Madrid) para coger la línea 6 del metro, vi un español bajando por la escalera mecánica avisando a un sudamericano que la policía está pediendo los papeles, al oír esto y subiendo en la escalera mecánica fatigado de el viaje(Bilbao + Logroño + Soria) y cargado con mi mochila, una carpeta 50 x 50 que me reglaron los vascos en Ea (un bello pueblo de Vizcaya) y el cajón de agnósico apático, dije: ¿a dónde voy a escapar?. Tenía miedo, vi 10 agentes y 15 inmigrantes indocumentados , como yo, en la pared del metro. Bueno tuve suerte, pude colar entre la policía. Ahora pienso para que no sospechen de mi, tengo ir bien vestido, llevar El País o El Mundo en mi mano, así pensarán que no soy un pobre inmigrante y no me pedirán los documentos y al fin y al cabo puedo circular en paz por España.
No me fío en el gobierno español ni en ningún estado europeo, por eso tengo miedo de que me extraditen a mi infierno natal.

Un fuerte abrazo de La Mancha.

Zinar Ala dijo...

una carpeta que llevaba un grabado de un artista vasco.

Chris Warfield dijo...

el papa de mi abuelo, Antonio Campo era un pobre capataz que vino ya algo maduro desde Santander y aca tuvo dos mujeres, siete hijos y murio a mediados de los cuarentas.

el papa de mi abuela era un sevillano al que se le abrieron las oportunidades, tuvo un hijo medico y murio de viejo pacificamente en su casa de ciudad de Guatemala, se llamaba Bernardo Aldana.

Ellos vinieron, no se si triunfaron o fracasaron, si son historias de viejitos las que me contaron pero se les cobijo, privilegio, aupó, como a miles de alemanes, belgas, italianos, españoles, palestinos, libaneses, chinos y demás, gente que vino a trabajar muy duro y a sacar adelante sus vidas, llevandose al pais con ellos.

Cosas veredes... no?

Agnóstico Apático dijo...

Zinar, ten cuidadín y mientras estoy aquí róbame la personalidad si quieres... te la presto. ;-)

Chris, interesante historia la de tus abuelos. Así ocurrió con cientos de miles de españoles repartidos por todo el mundo en diferentes épocas, sobre todo después de la posguerra. ¿Conoces la historia del fundador de pollo Campero?...

Me parece muy triste la deriva que está tomando la UE.

Saludos

migramundo dijo...

Tienes razón, copiamos lo peor de los demás en lugar de superarlo y mejorarlo. Gracias por el enlace.