martes, 22 de julio de 2008

Hasta nunca, Dolly


uno:



dos:



tres:



cuatro:



6 comentarios:

el llamado perdido dijo...

Y yo sin embargo, ayer me pasé el día pensando que me iba a desmayar en cualquier momento por el calor.
Oye, y al vivirlo en tu piel, ¿te sentías seguro o te preocupaba más de lo normal el temporal?
Espero que vaya todo muy bien.
Abrazo!

lachicagráfika dijo...

Que lleguen los monzones, vale..pero que a este le llamen Dolly, tiene cojones...to americano, ni el nombre del temporal (que puede costarle la vida a y pico de gente)lo pueden elegir ellos? Bueno, segun me cuentas si el nombre se lo hubiera puesto alguno de los ke viven allí contigo, seguro que sería: IKER. XD
PD: la natación viene genial pa la espalda y el lomaje...ya notienes excusa..jejje

migramundo dijo...

Tremendo. Me dan un miedo tremendo estos fenómenos porque no puedo pensar en la desolación que causan allí por donde pasan. Y eso que tengo medios para protegerme... Nunca vi llover tanto, ni tormenta semejante como en La Habana... el día después de pasado el Katrina. Aprendí un poco de la entereza de los cubanos en aquella situación, que a mí me pareció caótica. Saludos.

Agnóstico Apático dijo...

llamado perdido, no creo que un huracán pueda afectarnos (siempre que nos pille en casa) porque vivimos en una zona segura y bien construida. Lo malo es que en este país las autoridades públicas y mucha gente no ha tomado conciencia de lo peligroso que es vivir en determinados sitios. Por supuesto, a quien no le queda otro remedio... Hay muchas comunidades que constantemente viven en peligro. Es un país de deslaves constantes que arrasan con todo aquello que les venga por delante.

lachicagráfika... los nombres de las tormentas tropicales los ponen los gringos del Centro Nacional de Huracanes.. Uno masculino, uno femenino siguiendo el orden alfabético.

Y sí aquí San Iker es más idolatrado que la el mismo Maximón.

migramundo, a mí también me sorprende la serenidad con que se toman estas tormentas. Incluso la serenidad con la que hablan de la muerte cuando está provocada por catástrofes naturales. Conozco a varios que perdieron familiares con el Stan. Fue una tragedia, pero una más entre tantas...

Saludos.

Chris Warfield dijo...

al mal tiempo, buena cara, yo me lleve unas gigantescas botas de hule, asi como las que usan los campesinos, y una capa, todo arreglado, pero si es una verguenza que santiago, un pueblo tan grande, no tenga sistema de desague en las calles, por cierto, no te han atacado las ratas?

nosotros las agarrabamos vivas y las ahogabamos, fueron dias bien feos pero necesario hacerlo
Saludos

Agnóstico Apático dijo...

Eso de las ratas no me ha tocado, y espero que no necesite hacerlo... Con respecto al agua, la Naturaleza se superó ayer con creces en la Boca Costa... Madre mía, la que nos cayó.