miércoles, 23 de julio de 2008

Chacayá II

La primera entrada acerca de la aldea de Chacayá la escribí hace justo un año. Cuando visitamos aquella comunidad, alejada del centro de Santiago sentimos algo especial. Primero, por el paisaje que será difícil borrar de la memoria. Segundo, por la cantidad de niños que se podían observar a cada lado del camino cargando leña con su mecapal. Tercero, por poder entrar en una humilde escuela, dirigida por un bonachón maestro orgulloso de su nuevo techo termoacústico, repleta de juguetones y extremadamente simpáticos alumnos y alumnas.

Durante estos últimos días la actividad se está acrecentando y no puedo contar todo lo que quisiera. Hoy tuvimos una interesante reunión en San Andrés Semetabaj con el alcalde y algunos concejales. Los próximos dos días iré de viaje por la Boca Costa, acompañando a dos ingenieros locales que estudiarán la forma de realizar eficientemente los huertos y minigranjas escolares de los que ya hablé. Y esta misma noche se ha celebrado el acto de coronación de la Rumaam Tzutujil Pop (reina indígena del Lago Atitlán) y la Flor del Lago (reina ladina). Luego comentaré la peculiar manera de celebrar las fiestas y de asisitir como público a este tipo de eventos de los atitecos. Curiosísimo. Apenas quedan tres jornadas para el gran día de Santiago, patrón del municipio.

Por el momento comparto con vosotros un par de vídeos cortos del viaje a la aldea de San Antonio Chacayá. Sólo me ha dado tiempo a subir la salida de Santiago. Pero lo creo interesante para que os hagáis una idea de cómo es, al menos el centro y la salida a la cola del lago, donde (si os fijáis se puede observar) muchas mujeres lavan la ropa cada día. Haré una tercera y quizás una cuarta parte con el paisaje del camino y la llegada a la escuela.


Vídeo 1 (17 segundos)



Vídeo 2 (48 segundos)

2 comentarios:

Mari dijo...

Gracias por regalarnos esos videos y tus palabras. Me encanta que transmitas así lo que estas viviendo. un besazo y cuidate

Agnóstico Apático dijo...

Mari, pronto te toca a tí... A ver si nos lo cuentas también vía blog. Besos.