domingo, 24 de enero de 2010

miércoles, 13 de enero de 2010

Henri Boulanger II (caso Rosenberg)

Curiosamente tan sólo 4 días después de ver la peli "Contraté a un asesino a sueldo", en la que Henri Boulanger, desesperado por la falta de trabajo y sin ninguna motivación para seguir en este mundo chungo, decide poner fin a su vida, tras algún que otro intento fallido, haciéndose con los servicios de un banda de criminales, el guión de esta comedia negra se traslada a la realidad. Y ni más ni menos que lo desvela la resolución del famoso caso Rosenberg, que trajo a nuestras pantallas de TV y portadas de periódicos al país de los mayas y la eterna primavera (y más, y más cosas). O al menos eso parece indicar la investigación del juez español Carlos Castesana, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), quien fuera iniciador, como fiscal, del caso Pinochet y del proceso contra los militares argentinos, enviado por la ONU para hacer luz en la oscuridad del sistema judicial del país centroamericano.

Egunkaria



Hay muchas razones para considerar este juicio como un gran proceso contra la democracia y la libre expresión por parte del propio Estado. También se ha escrito y dicho mucho sobre el tema, aunque cierta parte interesada no haya tenido toda la visibilidad merecida en los mass media. Todos esos argumentos están resumidos en un sencillo FAQ. Para saber más tenemos la oportunidad de pegar el oído a lo que dice esta gente:


- Joan Mari Torrealdai (Desde el banquillo de los acusados)


- Paul Rios (Egunkaria)


- Martxelo Otamendi (entrevista en Periodistas 21)


- Carmen Lamarca Pérez (Razones para la absolución de Egunkaria)


- Blog sobre el caso Egunkaria

martes, 12 de enero de 2010

Henri Boulanger


[Jefe] - Como indudablemente habrá escuchado el gobierno privatizará nuestros establecimientos. Eso tendrá efectos desde comienzos del mes próximo. Los nuevos dueños demandan ciertos cambios en la organización. Así que es mi desagradable deber informarle, señor...

[Secretaria] - Boulanger. Henri Boulanger.

J. - Boulanger, los despidos no se pueden evitar. No es ciudadano británico, ¿verdad?.

H.B. - No. Francés.

J. - Estoy seguro de que entenderá que debemos empezar por los extranjeros.

H.B. - Entiendo. ¿Cuándo debo irme?.

J. - Como su puesto, por alguna razón, nunca ha sido oficial el preaviso de dos semanas está fuera de lugar.

H.B. - ¿Ahora mismo?.

J. - Sí, si le parece.

S. - Firme esto, por favor.

J. - Como muestra de nuestro aprecio por sus...

S. - Quince.

J. - ...estos quince años de devoto servicio a nuestro departamento le daremos este reloj de oro.

I hired a contract killer. Aki Kaurismaki. 1990.

Otro sacrificado ciudadano que brega en pos de un mejor futuro para los hijos del patrón. Al igual que el colega que hace unos días me contaba cómo había pasado el mes de diciembre echando horas extras no remuneradas a mansalva para que su jefe pudiera hacerle un regalo decente estas navidades a su hijito y pagar las facturas del gas que hará algo más confortable su humilde hogar.

domingo, 10 de enero de 2010

CeNTenario



Por hacer los cuernos no cobraban nada. Por refrescar el gaznate con 75 cl de cerveza alrededor de 10 euros, además de por el ropero y la entrada, adquirible en su FNAC o Carrefour más cercano.

Entiendo que cierto grado de pragmatismo obligue a pasar por ciertos aros y que, probablemente, no había muchos sitios donde realizar una función de tal envergadura de manera autogestionada, con precios populares y horarios flexibles (nos falta imaginación), pero lo de ayer resultó grotesco y notablemente agresivo.

Los conciertos que alcanzamos a ver, El Cabrero, Kutxi Romero y Ja ta já, Canteca de Macao y Siniestro Total, tuvieron un nivel más que elevado. La banda gitana del cantante de Marea y los flamencos madrileños me gustaron mucho más que en los discos, llevaban grandes músicos entre sí.



Y, tras el encendido y bien construido discurso de un representante de CNT, Siniestro comenzó con fuerza, estrenando además un tema (Putos amos), que en una primera escucha me hizo imaginar un gran disco para este año. Pero, al poco, Julián Hernández se cabrea con los de la organización (no sé si de la sala o del sindicato), les cortan incluso antes de verse cumplidas las 23:00, tras ni siquiera 40 minutos de concierto, compungidos por no poder tocar más se despiden; acto seguido se encienden las luces, comienzan los seguratas a invitarnos a salir y empiezan a barrer(nos); la gente impasible pasa por el ropero y se marcha; apenas nadie exterioriza su rabia, nadie protesta (sólo 2, mis acompañantes, que se encaran con los de seguridad); fin de fiesta anarquista aborregado y aburguesado.

No sé quién tiene más culpa, si la CNT, la Sala Riviera, el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid, el Sistema o el Vaticano, pero más de uno ayer se sintió maltratado sin motivo (si es que hay motivos para verse maltratado), ninguneado, timado, desprotegido... cuando lo prometido era una fiesta reivindicativa.

Intuyo que a la Sala Riviera no le entusiasmaba mucho la idea de celebrar el centenario, ya que ni siquiera publicitaron los conciertos en su calendario-web.


Kutxi Romero y Ja ta já
Canteca de Macao


Siniestro Total

sábado, 9 de enero de 2010

Palabra de Rafael Reig

Fui el primer responsable de Opinión del periódico, con Nacho Escolar, pero desde el número cero tuve mis dos columnas diarias. Me fui a casa, con mis columnas, por exceso de trabajo y porque no me gustan mucho las oficinas. Además, entonces, en Público había una redacción muy joven con el inevitable exceso de entusiasmo: a mi edad resultaba agotador. Con respecto a la salida, mi conclusión es que mis columnas eran demasiado visibles para tener tan poca sintonía con la línea editorial del periódico. O sea que molestaba. Los empresarios tienen el convencimiento de que los trabajadores no son más que factores productivos, y que les pertenecen, como la maquinaria, los armarios o las sillas. Partiendo de ese punto de vista, consideran legítimo cambiarles de puesto, de función o de uniforme. En unas ópticas obligaban a las dependientas a no llevar nada (salvo ropa interior) bajo la bata, como quien pone en un escaparate lo que le da la gana. Eran “sus” dependientas y, si se transparentaban las bragas, el cliente se iba más satisfecho, ¿cuál es el problema? ¿No es suya la empresa? Aunque les hayan contratado para una cosa y aunque la hagan bien, es su potestad utilizar su maquinaria y herramientas como les apetezca. ¿Es que alguien les va a impedir utilizar la llave inglesa como martillo para clavar un clavo si a ellos les parece bien? Ahora te mando a Cultura, ahora te vas a la envasadora, ahora te enviamos de comercial a Cuenca, etc. Si el trabajador no está de acuerdo es como si la silla no está de acuerdo en que la utilicen sólo para colgar chaquetas: importa un rábano y además no es concebible, ¿o acaso se da la palabra a las sillas de tu propiedad? No se puede hacer nada. Dar un portazo, si te lo puedes permitir, como hice yo. En France Telecom lo que hicieron fue suicidarse uno detrás de otro. Aparte de coger calle o pegarte un tiro, no veo muchas opciones, ya que al parecer todo el mundo está convencido de que la propiedad privada de un medio de producción es un derecho.
La entrevista completa de Pascual Serrano a Rafael Reig se puede leer en Rebelión.

jueves, 7 de enero de 2010

De México a Palestina, de Lhasa a Amel, de Josefina a Jamal

El día 1 de enero murió la cantante mexicano-estadounidense Lhasa de Sela, una voz excepcional que acostumbraba a arroparse por unas delicadas melodías mezcla de canción tradicional mexicana, klezmer (música de los judíos de Europa Oriental que acabo de descubrir gracias a wikipedia) y rock.

En México, en la capital del feminicidio americano, Ciudad Juárez, asesinaron hace un par de días a Josefina Reyes, una activista social que encabezó numerosos movimientos contra la represión y violencia del ejército y las policías, y que anteriormente había visto como desaparecía forzosamente o era asesinado alguno de sus hijos.

Recordar a esta gente que, en condiciones nada fáciles, arriesga su vida por defender la de los demás, es lo menos que podemos hacer, además de firmar una petición instando a la Secretaría de Gobernación a garantizar la seguridad de Cipriana Jurado, compañera de Reyes, y otros defensores de derechos humanos en Ciudad Juárez.

De cara a la pared, Lhasa de Sela:



El 15 de diciembre del mes pasado fue detenido, sin que hasta ahora se hayan presentado cargos en su contra, Jamal Juma (a la izquierda en una foto de Eduardo Seidl en el Foro Social Mundial de Belém), coordinador de la Campaña Contra El Muro del Apartheid. Desde entonces Jamal permanece sin contacto con su abogado y su mujer, al igual que Mohammad Othman, también activista de la Campaña y que ya lleva en detención administrativa más de tres meses. Por ellos sí podemos hacer algo. En esta web hay varias acciones recomendadas, como por ejemplo participar en esta colección de fotos de simpatizantes pidiendo su liberación, además de las tradicionales y muchas veces efectivas cartas. También en esta web podéis actuar para liberar a Mohammad. Y aquí dejar vuestras palabras de apoyo para el preso.

Y esta es Amel Mathlouthi, de la que sé mas bien poco, aunque la tengo como amiga de facebook y hoy mismo me ha escrito preguntando de qué nos conocíamos. Puedo decir que su voz me pone la piel de gallina, que es tunecina y una persona comprometida con los derechos y libertades de los pueblos oprimidios, entre ellos el palestino. Le he dicho "entre otras canciones por la de este vídeo":

lunes, 4 de enero de 2010

¿Dónde actuar?

[9gag]

Supongamos que en el mundo la mayoría de las guerras se debieran al interés de algunos estados por asegurar su consumo energético y de algunas empresas por controlar el mercado del mismo, o de algunas empresas aliadas con algunos gobiernos interesados en este sector estratégico, especialmente en el petróleo.

Supongamos que somos conscientes de ello, nos identificamos con las víctimas de las injusticias cometidas en cualquier lugar del mundo, tenemos ganas, estamos en condiciones y creemos que podemos, como sociedad civil organizada, cambiar el rumbo suicida del planeta.

Entonces se nos presentan varias opciones para actuar:
  • Hay quienes piensan que  se ha de presionar y denunciar a los actores que violan los derechos humanos y privan del bienestar a los pueblos, robando, contaminando, corrompiendo, matando o provocando activa y directamente la falta de libertades y de derechos, así como crear las condiciones legales internacionalmente para poner coto al "desarrollo".
  • Hay quienes piensan que se ha combatir el consumismo que alimenta el derroche energético, que a su vez alimenta las guerras y demás violaciones de DDHH; que los tratados internacionales y la presión sobre los vulneradores de derechos no surtirán efecto mientras se mantenga o crezca la (nunca satisfecha) demanda de recursos naturales. Es decir, actuar desde abajo para echar freno a la máquina destructiva.
Ambas alternativas no son excluyentes pero en muchos casos los partidarios de la primera consideran que la segunda es difílmente viable desde una visión global; que es válida, incluso necesaria como opción individual, pero que no cambiará sensiblemente las dinámicas actuales de los barriles de Brent y los M1 Abrams.

Dentro de los que eligen la segunda opción los hay que piensan que no servirá para nada presionar a gobiernos, empresas o demás grupos sin excrúpulos interesados en el oro negro, gas, coltan, uranio, oro, cobalto, etc... mientras no se reduza su demanda en occidente y en las potencias emergentes que empiezan a imitar el mismo modelo desarrollista.

viernes, 1 de enero de 2010

Versión definitiva de "Un país como todos"

A esta hora, se supone, estaremos estrenando el docu. Aquí tenéis la versión definitiva. Descargable, como no.

Además hemos creado un blog sobre este trabajo: http://unpaiscomotodos.wordpress.com/

No abrir hasta 2010

Un día de principios de 1994 a Lackland y a mí nos dio por guardar unos cuantos futuros recuerdos de nuestra infancia en una caja de zapatillas J'hayber, las que siempre usé por eso de que la fábrica, con unos precios sin competencia, estuviera cerca de la casa de mis abuelos.
Hoy tocaba abrirla. Del contenido de la caja algunas cosas no nos decían nada, ni sabíamos por qué estaban ahí. Con la mayoría nos hemos inflado a reír. Leyendo, por ejemplo, una redacción para el cole sobre José Luis Borges y otra sobre Aytor Senna. Han ido apareciendo posters de los Caballeros del Zodíaco y de motociclismo, pegatinas de V y de los Toys, pequeños países y gentes menudas. En fin, un agradable ejercicio de memoria y un poco de nostalgia.

(ojo a la chapa, que guardé con especial cariño, de la visita de los reyes a Valdepeñas)
Lo mejor de abrirla 17 años después, los dos juntos e igual de amigos, ha sido escuchar un par de cintas en las que grabamos programas de radio de Lackland cuando contaba 10 u 11 años, canciones que nos gustaban, declaraciones sobre el nombre que pondría a los hijos que no tengo, conversaciones y apuestas sobre deportes, sobre la insumisión al ejército y en las que dábamos un pormenorizado repaso a nuestros compañeros de pupitre de entonces. El contenido de estas opiniones mejor nos lo reservamos.
En la caja hemos encontrado algunas revistas de la escuela. En una de ellas publicamos un artículo junto a otros compañeros sobre unas pintadas nazis aparecidas en nuestro pueblo por aquellas fechas (marzo del 94). Éste es:
(años después descubrimos que el poema no era de Brecht, sino de Niemüller)