viernes, 1 de enero de 2010

No abrir hasta 2010

Un día de principios de 1994 a Lackland y a mí nos dio por guardar unos cuantos futuros recuerdos de nuestra infancia en una caja de zapatillas J'hayber, las que siempre usé por eso de que la fábrica, con unos precios sin competencia, estuviera cerca de la casa de mis abuelos.
Hoy tocaba abrirla. Del contenido de la caja algunas cosas no nos decían nada, ni sabíamos por qué estaban ahí. Con la mayoría nos hemos inflado a reír. Leyendo, por ejemplo, una redacción para el cole sobre José Luis Borges y otra sobre Aytor Senna. Han ido apareciendo posters de los Caballeros del Zodíaco y de motociclismo, pegatinas de V y de los Toys, pequeños países y gentes menudas. En fin, un agradable ejercicio de memoria y un poco de nostalgia.

(ojo a la chapa, que guardé con especial cariño, de la visita de los reyes a Valdepeñas)
Lo mejor de abrirla 17 años después, los dos juntos e igual de amigos, ha sido escuchar un par de cintas en las que grabamos programas de radio de Lackland cuando contaba 10 u 11 años, canciones que nos gustaban, declaraciones sobre el nombre que pondría a los hijos que no tengo, conversaciones y apuestas sobre deportes, sobre la insumisión al ejército y en las que dábamos un pormenorizado repaso a nuestros compañeros de pupitre de entonces. El contenido de estas opiniones mejor nos lo reservamos.
En la caja hemos encontrado algunas revistas de la escuela. En una de ellas publicamos un artículo junto a otros compañeros sobre unas pintadas nazis aparecidas en nuestro pueblo por aquellas fechas (marzo del 94). Éste es:
(años después descubrimos que el poema no era de Brecht, sino de Niemüller)

No hay comentarios: