sábado, 12 de julio de 2008

El olvido que seremos (I)


Los días, aunque intensos, dan para mucho. Sin tele, sin cine, sin bares... pues se lee. Más aún cuando uno se contractura la espalda al acarrear una cesta de carne, fruta y verdura. Ha sido esta mañana y me ha dejado casi inmóvil lo que llevamos de día. Pero no hay mal que por bien no venga. Estoy terminando Juan Pérez Jolote y puedo pegar aquí algunas citas del libro que terminé anoche (que por cierto, ya era hora).

Gracias Sole, por invitarme a esta ronda.


"Siempre me ha parecido que los despiadados carecen de imaginación literaria y son incapaces de ver que la vida da muchas vueltas y que el lugar del otro, en un momento dado, lo podríamos estar ocupando nosotros: en dolor, pobreza, opresión, injusticia, tortura."

"Ya no eran las enfermedades contra las que tanto luchó (tifoidea, enteritis, malaria, tuberculosis, polio, fiebre amarilla) las que ocupaban los primeros puestos entre las causas de muerte en el país. Las ciudades y los campos de Colombia se cubrían cada vez más con la sangre de la peor de las enfermedades padecidas por el hombre: la violencia. Y como los médicos de antes, que contraían la peste bubónica, o el cólera, en su desesperado esfuerzo por combatirlas, así mismo cayó Héctor Abad Gómez, víctima de la peor epidemia: el conflicto armado entre distintos grupos políticos, la delincuencia desquiciada, las explosiones terroristas, los ajustes de cuentas entre mafiosos y narcotraficantes."


El olvido que seremos
Héctor Abad Faciolince
Seix Barral - Biblioteca Breve - 2007
ISBN: 978-84-322-1424-0

7 comentarios:

migramundo dijo...

El extracto de la historia de Jolote es tremendo, inimaginable en nuestra sociedad. Por eso comprendemos tan poco. Saludos, con mis mejores deseos de pronta recuperación.

nata dijo...

Pedazo de libro, ¿no? Me lo apunto.

Espalda no hay más que una, agnóstico. Que te mejores!

Agnóstico Apático dijo...

gracias a ambos.

hablaré pronto de Juan Pérez Jolote, migramundo. Es un libro interesantísimo que muestra la complejidad de la sociedad maya del siglo XX. Son chiapanecos de quienes se habla pero son increíblemente parecidos en sus costumbres a los indígenas guatemaltecos. Los esquemas mentales son diferentes y eso es lo que nos cuesta comprender.

nata a tí que te interesa el tema de Colombia te recomiendo "El olvido que seremos". Aunque no es una historia tan diferente a alguna que otra que conoces de allí, en Ciudad Real.

tatuada dijo...

Qué interesante parece ese libro!! Ya me habían hablado de él, pero ahora que me has transcrito algunos fragmentos, me dan muchas ganas de leerlo.
cuídate, agnóstico, te necesitamos en plena forma para finales de seeptiembre.
Ah! y dale un gran abrazo a guatemala entera de mi parte.

Agnóstico Apático dijo...

Gracias, tatuada... pero "vos quién sos?"

Anónimo dijo...

Son las dos de la madrugada y estoy viajando contigo y disfrutando con tu viaje,cierro los ojos y huele a coco,platano y especies , huele a vida .Me voy a la cama a soñar que vivo. Espero que disfrutes del libro y te emociones con él, yo me emocione.Un abrazo Sole

Agnóstico Apático dijo...

Qué sorpresa, Sole. Gracias por tu visita y tus bonitas palabras. Un abrazo...

Y ¿tatuada?... seguro que también es alguna del grupo.

Saludos a toda@s.