sábado, 26 de julio de 2008

Fiestas de Santiago

DSCN5615
El apóstol Santiago y el resto de santos de la Iglesia Católica son expuestos durante el día, mientras una banda de música toca y hombres completamente ebrios bailan entre sí.

Dice Chris que Guatemala son dos países. Le creo. Yo apenas conozco uno. El del color, el de la vida en la calle, el amable, el serio y desconfiado, el de los empujones, el del regateo, el de la naturaleza prodigiosa... pero también el raro. El raro para un extranjero al que le cuesta comprender muchas cosas. Quizás leyendo más, entendiendo su historia, conociendo la inacabable lista de explotadores de las comunidades indígenas, las frustraciones de la gente, sus creencias, etc. uno pueda llegar a saber qué pasa por las cabezas de estas personas que miran con cara de póker a una de las bandas de música bailable más conocidas del continente, sin mover un músculo, sin sonreir, sin dejarse llevar por los ritmos de cumbia, salsa, merengue, que hacen contonearse hasta a los árboles.


DSCN5627
Público atiteco en el concierto de la Sonora Dinamita

El concierto de la Sonora Dinamita dura 12 horas. Servidor con dos horas ha tenido suficiente. Chris lo califica de "espeluznante". Yo no encuentro palabra en el diccionario para definir lo que mis ojos ven. En esta cultura no cabe el aplauso, no cabe el baile. Hay quien dice que por vergüenza. El alcohol está fatalmente visto pero hay muchísimos hombres que no se tienen en pie por los efectos de las tremendas borracheras (con uno la jefa tuvo un encuentro algo tenso). Los bolos (5 como mucho) son los únicos que bailan en primera fila. En los descansos siguen con sus movimientos espasmódicos y el resto los observa con atención. Las mujeres al fondo del parque cuidan de los patojos. También se muestran animadas un grupo de jóvenes, pero no son atitecas. Son gringas y seguidoras de la banda de poblaciones cercanas (San Lucas, Panajachel...). Los atitecos, definitivamente, tienen una peculiar forma de disfrutar la fiesta, porque, en el fondo, estoy seguro de que la disfrutan. A su manera.



5 comentarios:

.: arte-sano :. dijo...

A.
Te podria asegurar que Guatemala no es una ni dos, son muchas, en un pais tan pequenno hay tanta diversidad y complejidad que uno no termina de reconocerlas.
Nunca te aburris si, y siempre es una experiencia nueva aunque extranna para algunos claro. Ojala tengas la oprtunidad de viajar a otras partes del pais y te daras cuenta de que la Capital o Xela son de otro mundo. es Fascinante
Te he estado leyendo y me a gustado mucho tu sitio.
saludos.
Ale

.: arte-sano :. dijo...

Por cierto, asi como te veo, te vas a pegar una enamorada del pais que a lo mejor no te vas a querer ir nunca (o te va a doler regresarte)
Guate tiene eso.
saludos

Agnóstico Apático dijo...

Guatemala son muchas... es cierto, lo estoy comprobando en cada viaje que hago. Ya he conocido algo la capital, Antigua, la Boca Costa, algunos pueblos del Lago Atitlán, Sololá, etc... Tengo un amigo de Xela y espero pronto visitarla.

Agradezco tu felicitación, espero dar una imagen lo más real y justa de tu país, del que ya me enamoré el año pasado. Por eso, entre otras cosas, he vuelto.

Salud!

carlos martinez dijo...

Mira te leo todo y admiro las fotos pero no puedo comentar en todo.
Lo del baile o no, si que me parece que se pueda deber al miedo al ridículo.
A algunos nos pasa y no se porque será. No he ido a bosas y demás acontecimientos hasta que no he aprendido a bailar. Ahora sin embargo me da verguenza hacerlo si me miran. Entiendo a esa gentemas que a los que bailan haciendolo fatal y encima se rien.

Agnóstico Apático dijo...

Carlos, yo también entiendo hasta cierto punto. A mí hasta hace bien poco no me ha gustado bailar. De hecho no me gusta hacerlo en muchas circunstancias y con determinadas músicas. Pero es algo más que eso. La gente de Santiago, a la que aprecio y respeto aunque en determinadas cosas no entienda, puede pasar horas con el gesto serio contemplando el espectáculo. Da la sensación de que no les gusta en absoluto, ya no porque no bailen sino por la expresión de la cara, pero ahí siguen.

No hace falta que comentes en todo, amigo, házlo cuando te plazca y cuando puedas. Cuento con ellos. Saludos.