jueves, 31 de julio de 2008

Mujeres del lago Atitlán

mujer

En Antigua, además de cafeterías y hoteles para turistas existen algunas buenas librerías y una feria de libros de segunda mano que ofrece buenos precios. Hace dos semanas compré un ejemplar de Vida de las mujeres del Lago Atitlán (Cael/Muni-K'at Ediciones. 1998). Se trata de una recopilación de testimonios de habitantes de los diferentes pueblos que se encuentran ubicados alrededor del lago, que cuentan los recuerdos de sus vidas a un grupo de jóvenes originarios del lugar, integrantes del programa Patrimonio Cultural en los Pueblos del Lago Atitlán con sede en San Pedro La Laguna, que también se encargaron de las traducciones al castellano.

Este es uno de los relatos recogidos en el libro. El primer párrafo está en kaqchikel, para los que aún crean que en América Latina sólo se habla castellano. (Igualito...)

Relatora: Leonarda Mátzar
Edad: 33 años
Idioma: Kaqchikel
Pueblo: Panajachel

Ri wachijil rnojël qu¡ij q'arabel. Yïn yin evangelica pär rya' ma rojowan ta'. Yin nub'i'in chara': Jo' pa iglesia y rya' man rajo' ta', nib'a' chik äl juyak pa tijöj ya' y kiri' nikanäj ka' pa raqän ya'.

...

Mi marido todo el tiempo está chupado. Yo soy evangélica pero él no ha querido. Yo le decía: Vamos a la iglesia y él no quería
, se iba otra vez a chupar y ahí se quedaba tirado en el río. Apenas nació mi hijita la última ya me abandonó, pero vuelve en la noche. Tiene su cuarto aparte. Yo ya no quiero saber nada porque ni siquiera me da para el gasto. No se va porque no tiene dónde estar. Sus padres no tienen nada, ni un terreno. Ese hombre me mintió porque antes de casarnos yo le quise... él me dijo que tenía terreno pero no, no tenía. Desde que nos casamos una semana trabaja y otra chupa. Por eso al final yo le dije: Déjame sola que voy a luchar con mis hijos. Los alguaciles vinieron y siguen viniendo a buscarlo para que hagamos los papeles pero él no quiere. Yo fui a ver al juez y le dije que ya no quería a ese hombre que siempre andaba chupando y que los patojos tampoco porque les pegaba y que yo le decía que se fuera, pero él no me hacía caso. Fíjese que yo apenas tenía quince años cuando me casé. Nunca fui a la escuela porque mi papá y mi mamá no quisieron. Mis hermanos fueron un poco, pero a mí me dejaron para la casa. Ahora ya no tengo ganas de ir a la escuela; ahora tengo que trabajar. Ya no tengo tiempo: en la mañana trabajo con un panadero: salgo a vender su pan. Me paga por mes. En la tarde hago chuchitos y mis hijos los van a vender al mercado. Me levanto a las cuatro y preparo los chuchitos y a las siete ya están listos. Hago unos cuarenta chuchitos y con eso saco como veinte quetzales. Con eso compro mi leña y mi maíz.

3 comentarios:

Iza dijo...

Y este de poner texto citado en color que no es posible a leer en reader (con fondo blanco) es un truco de pubicidad...

Zinar Ala dijo...

Iza, si seleccionas el texto puedes leerlo perfectamente, otro truco contra la publicidad.
Sin embargo, la historia de esta mujer luchadora merce visitar la Mancha en la libreta, ha de apoyar estas mujertes a través de concederles microcréditos, y con eso se levantará el país.
Otra cosa querido Agnóstico Apático, me gustaría entender como sacas esta calidad de nititez en las fotos, o tienes una cámara de calidad o el sol de Guatemala es otro sol.
Te quiero y te echo mucho de menos.
Zinar Ala - CIUDAD REAL.

Agnóstico Apático dijo...

es una estratagema para que visites el blog y disfrutes de su maravilloso diseño, iza

zinar, esta cámara funciona a la perfección entre trópicos. No lo pone en el manual pero debe ser así. Y ¿sabes qué? muchas de las fotos las lanzo en movimiento. No me gusta que me vean haciendo fotos aquí y allá. La saco pocos días pero cuando lo hago aprovecho para llevarme unos cuantos recuerdos a casa. Eso sí, con discreción.