miércoles, 28 de enero de 2009

"El sistema nos enseña a ser hijos de puta"

El periódico Público ha estado informando estos días sobre el Foro Social Mundial celebrado en Belém (Brasil). Entre estas informaciones me ha gustado especialmente una escueta entrevista a Klaus Werner (al que cambian el apellido en el periódico, error que han cometido también con ATTAC a quien constantemente denominan Attack en diferentes artículos). Este hombre es periodista, payaso (hay que dignificar esta palabra y paso de poner "clown") y autor de El libro negro de las marcas. El entrevistador es Bernardo Gutiérrez.

¿Saldremos de esta crisis, Klaus?

Hace cinco años criticaba el capitalismo y me llamaban estalinista o comunista. Ahora, no ¡me toman en serio! El mundo está frustrado con el capitalismo salvaje.

¿Por qué se interesó en investigar el lado oscuro de las multinacionales?

Siempre me interesaron las relaciones de ecología, economía y explotación. La explotación es la base de las multinacionales. Apenas crean el 0,5% de los empleos del mundo.

¿El consumo selectivo puede parar sus abusos?

Eso creía. Pero el boicot individual no basta. El consumo responsable, tal vez...

¿Hay salida del túnel, entonces, formas de lucha?

La presión política. Los problemas tienen que ser resueltos a nivel político. El Estado tiene que actuar por la comunidad. Hacer cosas públicas.

Su nuevo libro habla sobre el poder. ¿Más detalles?

Hablo del planeta interrelacionado. Muchos inmigrantes a los que tratamos a patadas son refugiados de la pobreza. Y llegan de países más ricos en recursos. Pero se los robamos.

¿Un círculo vicioso?

La industria agrícola hace que ellos no puedan vivir allí. Es como si yo voy a tu casa, te robo todo. Hago una gran fiesta en mi casa, con tu cerveza, y luego llamas a la puerta y te digo que no estás invitado. ¡Estamos haciendo una fiesta con los recursos de otros!

¿Existen recetas para la crisis desde el altermundismo?

En mi libro, hablo de cuatro puntos. Primero: aprendemos en el sistema a ser competitivos, a tener éxito. El sistema nos enseña a ser hijos de puta. Pero no aprendemos a vivir los sueños, lo que tiene un valor político. Crea autoestima. Y no necesitaríamos vestir Nike.

El segundo punto...

Informar y ser informado. El Foro de Belem es fundamental. Una minoría muy informada (OMC, FMI) convencieron a los Estados de no tener corazón. Pero redes como Attack informaron del engaño.

Nos quedan dos puntos y poco tiempo...

No podemos luchar solos. Nos tenemos que unir. Y luchar con alegría. Que el enemigo vea que nos divertimos. Cuarto, reivindico el humor. Los rebel clowns ayudaron mucho en las protestas masivas contra el G-8, la OMC... El bufón es el único que puede decirle al capitalismo que está desnudo.

Ahora es cuando le llamarán antiglobalizador...

¡Pero si yo lo que soy es globalizador, quiero globalizar la democracia, los derechos sociales! La derecha nacionalista, que impone barreras, es antiglobalizadora. Son antiplaneta, antitodo.

¿La crisis tendrá consecuencias políticas?

Ya está teniendo. Está reforzando las fuerzas populistas, el racismo, el nacionalismo. Y habrá gobiernos que caigan. Tenemos que democratizar las instituciones internacionales y luchar por el internacionalismo que ahora se forja en el foro de Belem.

No hay comentarios: