lunes, 26 de enero de 2009

Economía de las ONG´s de Ciudad Real en época de crisis

Hace unas semanas comentaba con un compañero de trabajo mi temor a que con esto de la crisis la economía de los movimientos sociales se viera mermada. Él me respondió que, al contrario, era probable que la gente tomara más conciencia de la brutalidad del sistema por el que el mundo se rige y participara más intensamente en ellos.

El pasado fin de semana El Día de Ciudad Real, al menos en su página web, publicó un artículo sobre la situación económica de las organizaciones "no" gubernamentales de Ciudad Real en época de crisis. Hay de todo un poco pero globalmente no se ven seriamente afectadas.

Los datos de aumento en número de socios o donaciones es un parámetro objetivo para medir la respuesta a dichos movimientos sociales por parte de la ciudadanía. Las mediciones cualitativas requerirían de más aspectos a tener en cuenta, pero sin duda éste es uno importante.

Amnistía Internacional, en la provincia, aumentó el pasado año en un 16% en lo que a número de socios se refiere. Como dice el texto de Pablo Saiz "AI depende en su totalidad de lo que reciba de socios y simpatizantes, porque su labor de defensa de los Derechos Humanos y denuncia de las violaciones de los mismos se vería comprometida si aceptaran dinero de los Gobiernos, que están entre los principales blancos de sus críticas."

Nos alegramos de ello porque, si es cierto que el objetivo de cualquier ONG debería ser desaparecer o que el Estado asumiera sus funciones, en este caso AI realiza una labor difícilmente sustituible por cualquier administración y, en todo caso, siempre será necesario que haya observatorios y foros de denuncia entre la sociedad de las agresiones a los derechos fundamentales que, en muchas ocasiones, provienen de los propios responsables de su defensa.

2 comentarios:

AltermundistaCR dijo...

No estoy de acuerdo con que las funciones de las ONG deben ser asumidas por los gobiernos. Yo no creo en los Estados, por lo que la misión de las ONG's es perdurar defendiendo los objetivos marcados, que no deben ser otros que la de sus integrantes en ella representados de forma horizontal. El objetivo de todo Estado es desaparecer.

agnóstico apático dijo...

La mayoría de ONGs realizan labores que, hoy por hoy, deberían asumir los gobiernos. Es muy complicado generalizar, porque las hay con mil objetivos diferentes y con 2000 filosofias. Pero la integración de los excluidos, la cooperación al desarrollo (de manera económicamente desinteresada), la defensa del medio ambiente, mientras existan, debieran ser metas de todo estado. ¿Cuál es su misión si no?

Cuando digo a que una ONG debe desaparecer me refiero a que los motivos de su existencia, como condición necesaria y quizás utópica, se han extinguido.

Otra cosa es que la finalidad de los estados sea desaparecer, lo cual puedo compartir, como meta última. Pero mientras existan habrían de hacerse cargo de que la igualdad de oportunidades se haga efectiva y no dejarla en manos de la voluntariedad de un grupo de personas que no tendrán jamás los recursos de un gobierno estatal.