viernes, 30 de abril de 2010

Es la economía idiota

[...] En estos tiempos, lejos de lo que algunos puedan pensar, tampoco la lírica salta por ella [la ventana], porque a base de literatura algunos consiguen explicar por qué esos indeseables, llamados también agentes de bolsa, pasean con sus coches deportivos camino de sus chalets construidos a base de hormigón y codicia ¿Son todos los que especulan en las bolsas unos delincuentes? No contesten, es retórica. Los mercados, ayudados por incompetentes burócratas han hundido un país, su voracidad no queda ahí, y lo malo de esto es que en el partido de vuelta los goles no valen doble. La economía que todo lo marca es cada vez más caprichosa, injusta e incapaz de ayudar a la gran masa de honrados ciudadanos que obtienen su dinero como el fruto de su esfuerzo. La economía representa nuestro fracaso, es un espejo en el que al mirarnos aparecen nuestros granos y defectos. Bill Clinton ganó una campaña con su famosa frase: "Es la economía, idiota". 20 años después podemos decir lo mismo pero eliminando la coma que separa ambas palabras: Es la economía idiota.

Toni Garrido, de lunes a viernes de 16 a 19 en Asuntos Propios de RNE 1.

No hay comentarios: