viernes, 4 de diciembre de 2009

Smoking room. Pesimismo. Más allá de los DDHH.

"Se introduce habilmente, poco a poco, una filosofía pesimista de la historia, que estimula más el retraimiento y la resignación que la rebelión y la indignación (...) la sensación de que el mundo ha escapado del control de la mayoría de los mortales se conjuga con la impresión de que (...) el juego político es cosa de profesionales para estimular, especialmente en las personas menos politizadas, una desvinculación fatalista, evidentemente favorable a la conservación del orden establecido". P. Bordieu, Contrafuegos, citado en Más allá de los DDHH, de Miquel Osset.

Los obstáculos (humanos) que Ramírez se encuentra para elevar a los jefes una hojita de firmas con su reivindicación de una sala de 2x2 para fumadores me ha traído a la mente a algún que otro compañero, amigo, conocido. Y a mí mismo, claro. Sé con quien me identifico. Pero no sabría decir qué parte de los otros desgraciadamente tendría en un contexto así. Desde luego ese conflicto podría extrapolarse del ámbito laboral a muchos otros. Aparecen el miedo, el individualismo, la desconfianza. Nada extraño hoy día junto a la desidia, el aburrimiento, el pesimismo, como se sugiere en la cita de arriba.

También en Más allá de los DDHH, además de otras muy interesantes reflexiones, se dice:

Manuel Vázquez Montalbán lo resumía muy bien: "habría que evitar la globalización del pesimismo". Frente a las graves amenazas que la globalización neoliberal comporta contra los derechos fundamentales de la persona la respuesta no puede ser la del pesimismo generalizado. (...) Uno de los mecanismos clave que el neoliberalismo emplea para imponer su supremacía es el de destruir la cohesión social, fragmentarnos, hacer de nosotros individuos aislados, insolidarios, incapaces de compartir no ya proyectos colectivos sino ni siquiera formas elementales de afectividad.





Miquel Osset es Doctor en Bioquímica, Licenciado en Filología Hispánica y, entre otras cosas, editor (Proteus). También fue presidente de Amnistia Internacional Catalunya.

2 comentarios:

pcbcarp dijo...

Ya ves tú en lo que ha quedado smoking room, en una antigualla políticamente incorrecta.

Yo no soy pesimista. Como diría aquél, soy un optimista bien informado. Mi idea es intentar hacer cosas en mi entorno cercano (o menos cercano, gracias a internés, pero eso es cercanía virtual) Si cada uno se responsabilizara un poco de lo que tiene alrededor, el resultado final sería grande.

agnóstico apático dijo...

Amén, sabia actitud.