jueves, 17 de diciembre de 2009

‘Jurisdicción Universal y Memoria Histórica: La reforma y sus descontentos’ (I)


El pasado martes asistí a un coloquio sobre ‘Jurisdicción Universal y Memoria Histórica: La reforma y sus descontentos’. Joan Garcés y Emilio Silva fueron los invitados principales, que tuvieron dos racionales y emotivas intervenciones. Estas son algunas notas que tomé en la primera parte, en la que se aborda la cuestión de la Jurisdicción Universal, recientemente limitada/abolida, en lo que España se refiere, por el parlamento.


Cristina Rodríguez (profesora de derecho penal de la UCLM):

  • La limitación en el Congreso al principio de Jurisdicción Universal se debe a las presiones de China (Tíbet), EEUU (Guantánamo), Israel (Gaza).
  • Se hizo de manera subrepticia (siempre quise utilizar esta palabra), en el anexo de una ley menor, sustrayendo el debate y la reflexión pública.
  • Existe un peligro: generar una justicia universal colonialista, que sólo se aplicaría en países de América Latina.
  • Ya hubo intentos anteriores del Tribunal Supremo de limitarla, no aceptadas por el Constitucional.

Joan Garcés (entre otras muchas cosas fue asesor de Salvador Allende y el jefe del equipo de abogados del caso Pinochet):

  • En la proyección de posibles riesgos globales a 20-30 años que el gobierno de EEUU realiza, se ha consideró como tal la Justicia Universal.
  • Bush aprobó la “Ley de Invasión de la Haya”, por lo que el gobierno holandés protestó.
  • La Ley existía desde el año 85.
  • En este tipo de casos intervienen factores de política nacional e internacional, justicia nacional e internacional y geoestrategia. A saber:
  • En el caso Pinochet, en el 95, el embajador chileno (socialista) amenazó con romper relaciones diplomáticas con España. No se cumplió.
  • En el 96 Frei amenzó con renunciar a la compra de un submarino que se estaba construyendo en el norte de España si se interrogaba de forma voluntaria al ex-presidente de Chile, Patricio Aylwin, por unas declaraciones en una televisión de EEUU sobre el exterminio llevado a cabo por Pinochet. No pasó nada.
  • Desde el nombramiento de Fungairiño como Fiscal General del Estado se opuso en todo momento a esta causa.
  • La competencia personal pasiva no existe en España y se confunde con la Jurisdicción Universal. Por tanto se desnaturaliza y se trata de algo deshonesto.
  • Hitler, cuando le advirtieron de la repercusión que podían tener sus acciones genocidas en la comunidad internacional, dijo “¿quién recuerda hoy la matanza de armenios?”.
  • Cuando el franquismo liquidó el Tribunal Supremo vigente en la República, de los jueces que no juraron lealtad al caudillo tres fueron fusilados, seis encarcelados y veinte mandados al exilio forzoso. Todavía hay jueves en el TS que le juraron lealtad.
  • España es el único país con absoluta impunidad sobre los crímenes de una dictadura reciente.
  • La doctrina del Tribunal Europeo de DDHH obliga a investigar crímenes contra la humanidad según las leyes de “las naciones civilizadas” contemporáneas.
  • Hay una aplicación fraudulenta de la ley por parte del Fiscal General del Estado para que el juez no instruya. Además se le escarmienta y se le intenta remover.
  • La sala II del TS tiene las competencias y va contra el juez antes de asumirlas.
  • En él ocurren cosas muy graves, como la no tramitación de recusaciones (a los jueces que juraron lealtad a Franco y a los del TC que tienen que resolver), donde ya hay una jurisprudencia trillada.
  • Eduaro Dívar, abuelo del Presidente del TS, dijo: “el juramento que se presta al ingresar en ella [en la carrera judicial, N. del A.] no es meramente ritual, sino un juramento de adhesión incondicional al Caudillo y de ser fieles custodios del depósito sagrado de la Justicia” (*).


(*) Iustitia. Boletín Oficial del Ministerio de Justicia, núm. 7, junio-julio de 1944, pg.50.

No hay comentarios: