viernes, 26 de febrero de 2010

¡Alierta roja!

Fíjense lo que pasa cuando una empresa pública que da un servicio básico y es rentable se privatiza, sus dueños y ejecutivos se forran y pasan a creerse los reyes del mambo. El trasfondo es más triste que lo chisposo del vídeo, porque encima de habernos exprimido durante años haciendo uso de su posición cuasi monopolística, de las palabras de Alierta se desprende que Telefónica pretende ser un freno a la libre difusión de contenidos en la red. ¡Viva el vino!

No hay comentarios: