viernes, 25 de junio de 2010

Mundial

Empresa de costura de balones deportivos de todo tipo, en Sialkot (Ch. Khawar)

Cada vez menos y sin demasiada excitación, pero me gusta el fútbol. Otra historia es ese espectáculo que se monta alrededor del que es difícil filtrar algo de interés o mínimamente formativo. Más bien es al contrario. Los medios retransmiten anécdotas carentes de valor para entretenernos sin estimular nuestro intelecto u ocultan generalmente todo aquello que puede avergonzar a quienes mueven los hilos del poder. Se nota que han aprendido de la olimpiadas chinas.

Aunque a veces uno encuentra historias diferentes. Hoy mismo he leído que el delantero suizo Blaise Nkufo, del que los rancios comentaristas del primer partido de España resaltaban insistentemente su edad y lentitud, huyó junto a su familia de Zaire (hoy RD del Congo) con la llegada al poder de Mobutu. Es un aficionado al ajedrez, la lectura y la filosofía. En El País también nos cuentan que su compañera no es top model, sino cirujana. Bueno.

Uno de los conflictos más escandalosos que han acontecido durante lo que llevamos de Mundial es, a mi juicio, el que ha afectado a los vigilantes, engañados con sus sueldos. Primero les pagaron con cheques sin fondos; luego un 33% menos de lo acordado. Se manifestaron y fueron despedidos, siendo sustituidos por policía y ejército. Empleo flexible. Todo muy justo y democrático.

También se han dado efectos colaterales en la vecina Namibia, donde han ocurrido más apagones de lo habitual. Al parecer, por culpa del Mundial. Y se ha reavivado el debate sobre la dependencia energética y la construcción de presas y sus consecuencias negativas para los owahimba.

Un aspecto más: casi el 20% de la población sudafricana entre 15 y 50 años tiene SIDA. El gobierno invertirá 4 veces más en el Mundial que en combatir esta enfermedad en dos años. En Canal Solidario, que se ha remodelado recientemente en forma y contenidos (pasen, pasen y lean), también nos cuentan cómo los trabajadores y las trabajadoras que cosen balones de fútbol en Pakistán, India, China y Tailandia continúan siendo víctimas de violaciones alarmantes de sus derechos laborales. La investigación (del Foro Internacional de los Derechos Laborales) encontró que el trabajo infantil sigue existiendo en la industria de Pakistán y, también, en India y China. También hablan del balón Jabulani en un reportaje de Periodismo Humano. Aunque éste otro es más completo en su denuncia de las desigualdades, la marginación y los presupuestos hinchados que se están dando en Sudáfrica, además de las escandalosas primas que se llevarán los fubolistas españoles en caso de victoria.


Mientras se juega el campeonato de fútbol más importante de cuantos existen, hay otra selección que ya está calentando para salir a defender los derechos humanos. Stand Up United es un equipo de 11 defensores y defensoras de los derechos humanos de todo el mundo. Todos ellos tiene una meta común: igualdad, dignidad y justicia para todas las personas. Sus historias merecen ser conocidas.

Me centraré en una de ellas, la de Claudia Lema, directora de Salud Sin Límites Perú, una activista que trabaja para que disminuya el número de mujeres que mueren durante el parto en comunidades indígenas de Perú. Está plenamente comprometida con la labor de prestar apoyo a las mujeres para que presionen al gobierno a fin de conseguir que los servicios de atención a la salud cubran sus necesidades.

En Perú, el índice de mortalidad materna durante al parto es uno de los más elevados del continente americano. Según cálculos de la ONU, por cada 100.000 nacidos vivos mueren 240 mujeres (en España ocurre menos de 4 veces para el mismo número de nacimientos). La mayoría son mujeres indígenas, pobres y de entornos rurales, que mueren porque se encuentran con distintas barreras, como falta de acceso a atención de urgencia, falta de información y carencia de personal sanitario que hable lenguas indígenas.

Esta imagen, tomada por una amiga, es de Santiago Atitlán, Guatemala. En ocasiones las imágenes describen más rápidamente y mejor que las palabras.

Para colaborar con la defensa de este equipo, particularmente con la causa de Claudia, puedes pinchar aquí y aportar tu granito de arena. Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero.

1 comentario:

Pedro Pablo Salvador Hernández dijo...

pásame tu móvil es para un tema fotográfico de una expo.