viernes, 29 de febrero de 2008

Se da

En esta puñetera ciudad se da el caso de que un extranjero, que realiza labores que muchos necesitan y a pocos agrada hacer, sea menospreciado e insultado por la calle. La cálida acogida inicial que le hizo sentirse feliz de venir a la Mancha se ha tornado en la decepción de toparse con una Europa, supuestamente culta y de pensamiento avanzado, que alberga en su seno un asqueroso sentimiento racista. (Otro día podríamos hablar de los políticos xenófobos. Hoy me quedo con lo que dice Ken Loach.)

Allá era administrador y gestor de empresas y organismos públicos, líder comunitario y defensor de los derechos humanos. Aquí, a veces, es tan sólo un negro que lava mi coche más lento de lo que desearía. Es que tengo prisa, coño.

Se da la paradoja de que viene huyendo de un movimiento paramilitar (que curiosamente hostiga a los opositores del ejecutivo) y de un país que recibe fondos de cooperación al desarrollo de España. Fondos que, en ocasiones, se derivan para fortalecer la estrategia militar de un gobierno que se presenta como víctima ante el mundo pero que tiene las manos manchadas de sangre. Él mismo me decía que no basta con donar 50 céntimos o un euro para lavar nuestra conciencia de primermundistas de vez en cuando. Hay que saber a dónde se destina lo que se da, para que no se convierta en una ayuda perversa.

Fíjense en el ejemplo de la Comunidad de Madrid. En esta web oficial del gobierno en cuestión se habla de una donación de más de un millón de dólares para fortalecer las organizaciones solidarias de los guardabosques que, se supone, luchan contra el ilegal cultivo de coca. Muchos sospechan y bastantes afirman que estas familias de guardabosques actúan como informantes, siendo elementos de una política contrainsurgente. (Reelección, el embrujo continúa, Plataforma Colombiana de DDHH y Desarrollo.)

Volviendo al tema. Hay empresas deseando contratarle porque su currículum es muy atractivo, pero tan sólo tiene un permiso de residencia temporal, y no de trabajo. Repito: hay empresas interesadas en contratarle, pero la ley se lo impide. Y eso que viene huyendo de la muerte a manos de un paramilitar. Sí, esos que ya no existen.

2 comentarios:

Carlos Martinez dijo...

Se da la circunstancia de que hay que votar a unos mostrencos que dicen que ese no cabe ya. Y digo yo de echar al mostrenco en el cayuco de vuelta para que aprenda la diferencia entre los ellos y los nosotros. Que yo prefiero elegir a mis nuestros.

http://mishuevos.blogia.com/

Agnóstico Apático dijo...

amén.