domingo, 24 de febrero de 2008

Cabaret diphuso


Es de agradecer a los inventores del Teatro de la Sensación que apuesten por obras alternativas y que además lo hagan accesible a la mayoría de los bolsillos. Ofrecen un espacio abierto a ideas arriesgadas en el que se respira libertad. También se respira el olor del chorizo, las gachas o las migas que estén preparando porque si hay hambre te invitan a un plato de comida autóctona cada viernes.

El aforo no es muy grande (hay que tener en cuenta que se trata de un garaje reformado) y se llena (hasta el punto de que nos tocó en primera fila, sí, pero en el puto suelo durante la hora y media que duró; y mi espalda ya no está para estas aventuras). Al menos así ha sido en las dos últimas obras en que he estado: La Vuelta al Mundo en 80 Meses y Cabaret Diphuso. Las interpretaciones de esta última función, presentada anoche, fueron grandes. Tanto cambio de vestuario y de personajes a mí me hubieran vuelto loco. El sentido del humor, muy almodovariano, estuvo latente en todo momento.

Me ha gustado como presentaban la obra en miciudadreal.es, así que les dejo con la noticia con la que fue anunciada:

“Cabaret Diphuso” es un espectáculo lleno irreverencia y diversión, que nace inspirado en una serie de textos de Almodóvar, recopilados en el libro “Patty Diphusa”.

Patty Diphusa son las memorias de una presunta estrella internacional de telenovelas porno, vital a tope, joven animal nocturno que se mete en el cuerpo toda clase de sustancias y protuberancias. Sus andanzas en las desmadradas noches del Madrid de los primeros 80 son un supercatálogo de excesos, el retrato de una excitación que invadió la ciudad durante unos pocos años gloriosos. Con Patty Diphusa Pedro inventó un nuevo istmo literario: el “realismo frenético”. Para completar el libro, Almodóvar añadió unos textos que conformaban una suerte de autobiografía provisional.

Almodóvar publicó Las andanzas de Patty Diphusa por entregas, en 1983 y 1984, en la revista La Luna, que fue algo así como el B.O.E. de la movida madrileña.

Patty Diphusa cuenta, de manera anecdótica, la vida de una mujer frívola e ingenua, fiel retrato del tiempo y lugar en el que vive, y se debate entre su deseo irrefrenable de vivir por y para el placer, y la realidad vital que supone madurar. Es un personaje hilarante y con una gran capacidad de conectar con el público a través de su sinceridad y talante.
La obra se ha representado en Brasil, Polonia, Francia y Venezuela.

6 comentarios:

el llamado perdido dijo...

viva el teattro de la sensación!

Anónimo dijo...

Agradezco, y mucho, que al actualizar PERMITAS -DE ALGUNA MANERA- la conexión con lo que está pasando ahí fuera ... bajo tu mirada.

Deseo que el resto de laburo de hoy te sea grato. Segura estoy de que del resto del tiempo DISFRUTARÁS.

ABRAZOS, gratis siempre, ¿y del resto? ... según el modo que elijas. Creo que importa poco, ¿no?
PDato, que no olvides defender la alegría y la solidaridad POR MUY FRÍA QUE SEA LA NOCHE EN la/LAS QUE SALGAS A COMPRAR A ESAS HORAS.
Au revoir.

Agnóstico Apático dijo...

intrigante... mmmmmm

laflordelmal dijo...

AgAp, éso del anónimo creo que es una invitación sexual xDDDD


P.D. Mira er tiooo ka ligaoooo!!!

juan rafael dijo...

El cartel de la obra es bastante atrayente.

Agnóstico Apático dijo...

laflordelmal, (iba a decirte nneennaa, como sueles firmar pero no quiero malos entendidos...xD), ¿tú crees?. Yo no.

juan rafael, si lo dices por las chicas... ahora aquí entre tú yo: pues sí no estaban mal las mozas.