martes, 2 de diciembre de 2008

Preservad el planeta de los economistas o summersgido en la estupidez (II)

Todos los tertulianos televisivos (los peperos y los zapateros) están contentísimos con el pragmatismo de Obama. Alta política. Chapeau. Admirable. En momentos de crisis hay que buscar a gente con experiencia. Eso dicen sin pararse a pensar o a investigar quién carajo son esos tipos con tanta solera y qué han dicho o qué han hecho cuando han tenido el poder en sus manos.

Según iba oyendo estas expresiones de boca de los periodistas opinodetodosinsaberdenada de siempre (vamos, más o menos lo que hacemos en este blog), se me iba revolviendo poco a poco el estómago. Y no porque en sí me parezcan del todo frases desacertadas, sino porque esta misma mañana hojeando el periódico he visto el nombre y la cara de este tipo entre el nuevo equipo del presidente del mundo, como principal asesor económico.

Lawrence Summers

Y diréis ¿y qué le pasa a la cara de este buen hombre? ¿O será a su nombre? ¿Lawrence? ¿Lorenzo? ¿Summers? ¿Verano?. Pues no. He recordado de inmediato aquella historia que nos contó el profesor Pedro Sáez Ortega. Este señor elegido por el negro revolucionario que va a traernos paz y prosperidad a todos es el mismo que, siendo economista jefe del Banco Mundial, sostenía que había que ir pensando en llevar a los países pobres las industrias contaminantes por los tres aplastantes argumentos de que (1) al ser los salarios más bajos, los costos también lo serían, (2) lo lógico es contaminar allí donde menos se contaminó con anterioridad y (3) como quiera que los pobres son pobres, no cabe esperar que se ocupen en demasía por los problemas medioambientales.

Lo dijo con estas palabras:

«Entre nosotros, el Banco Mundial ¿no tendría que alentar mucho más la transferencia de las industrias sucias hacia los PMD [países menos desarrollados]? (...) La medida de los costes de la contaminación perjudicial para la salud se basa en el lucro cesante debido al aumento de las enfermedades y de la mortalidad. Desde este punto de vista, una cantidad dada de contaminación perjudicial para la salud tendría que ser atribuida al país con el coste más bajo, es decir, aquel en el cual los salarios son los más bajos. La lógica económica según la cual habría que desembarazarse de los desechos tóxicos enviándolos a los países con los salarios más bajos es, a mi criterio, impecable, y tenemos que aceptarla.» |6|

«Siempre pensé que los países subpoblados de África están considerablemente subcontaminados, la calidad de su aire está sin duda “subvalorado” con respecto al de Los Angeles o de México.» |7| Y más adelante: «La inquietud [a propósito de los agentes tóxicos] será evidentemente mucho mayor en un país donde la gente vive más años y puede enfermar de cáncer que en un país en el cual la mortalidad infantil es de doscientos por mil a los cinco años.» |8|

Y le hicieron caso...

Fuentes:
Éric Toussaint. Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo
Carlos Taibo. Summers, el compadre de Obama

3 comentarios:

Iza dijo...

pues ya ha empezado... esto de ¨sí podemos gustar a todo el mundo - a lxs que tienen intereses particulares y a lxs que quieren esperanza y todo aquello¨, y sabemos demasiado bien que esto nunca va a llegar a las portadas de los medios grandes (e influyentes)

asco silencioso me da, nada de surpresa

nata dijo...

A su criterio, esa lógica económica es impecable... cuánto malnacido hay por ahí, joder.

Por cierto, ¿está extendido lo de "PMD" para referirse a los países menos desarrollados? Es la primera vez que lo leo

agnóstico apático dijo...

iza, como tampoco se publicitan los apoyos económicos de la campaña de Obama... por ejemplo los seguros privados.

nata, creo que no es una expresión extendida. La verdad, es que es la primera vez que la veo o, al menos, que le presto atención.