domingo, 21 de diciembre de 2008

Otra iglesia existe

Al margen de la opulencia y la ideología rancia y reaccionaria de los máximos representantes sobre la tierra de la Iglesia Católica, hay abnegados fieles que, en diversos ámbitos y transitando diferentes caminos, buscan predicar con el ejemplo, o puede que no tanto predicar, sino sentir y actuar desde el punto de vista de los pobres, de los condenados de la Tierra.

La denuncia del papel de la ONU, las multinacionales y los gobiernos europeos en la guerra de los minerales en el Congo, el esfuerzo por romper las injustas relaciones Norte-Sur y las palabras de un obispo con alma de poeta. Tres ejemplos que por distintas circunstancias han merecido esta semana una especial atención.
Me duele profundamente constatar que en este mundo nuestro tenemos todo un montaje, en nuestros países occidentales, de ayuda a los países empobrecidos que ahí está y da lo que da pero luego, cuando vives allí y constatas que bajo manga, por detrás, se está robando a esos países, es algo que me entristece profundamente por ellos y por nosotros, porque jugar este juego es muy sucio, y nos desvaloriza profundamente a los que nos llamamos civilizados.
En la República Democrática del Congo se están explotando los recursos naturales clandestinamente a cargo de grandes multinacionales occidentales, detrás de las cuales hay países como EEUU, Inglaterra, Bélgica y otros, que están apoyando a esas multinacionales para ir sacando los minerales del país.
Lo que es bastante más dramático es que, incluso, las fuerzas de la ONU que tienen desplazados a 17.000 cascos azules en la zona, se están aprovechando y contribuyendo a este expolio. Así lo confirman los testimonios de la gente que vive allí y que indican que las riquezas salen, muchas veces, en los propios helicópteros de los cascos azules.
Con esto no afirmo que la ONU esté de acuerdo con lo que allí está pasando pero sí se puede decir que tiene una organización frágil que permite que ocurran estos abusos. Por tanto, la base del conflicto en el Congo es la lucha por sus minerales aunque al exterior aparezca como un conflicto étnico de grupos que luchan por el poder del país.
Entrevista en el Diario Lanza a Waldina Martínez Tello, miembro del Instituto Secular Vita et Pax y vecina de Ciudad Real.
Rameswaran es otro pueblo pesquero al que se accede tras cruzar el conocido puente de Pamban. El tsunami dejó también a muchos de sus habitantes sin sustento. Una de las mujeres de Pamban, Sahaya, tapándose con el sari la nariz porque el fuerte olor a pescado se hace casi insoportable, nos explica que gracias a la ayuda de Manos Unidas y a que se han organizado en grupos han podido seguir ganándose la vida. “Unos hombres pueden poner las redes, otros el barco, otros su trabajo y unidos podemos subsistir”, dice. No obstante, desde el tsunami el negocio de la pesca se ha visto perjudicado, por un lado porque los bancos de peces se han trasladado y, por otro, porque mucha gente, desde que el maremoto arrastró a personas al fondo del océano, no quiere comer pescado. Por eso, Manos Unidas está apoyando en la zona otro tipo de proyectos que supongan una alternativa o un complemento a la actividad de la pesca, como programas agrícolas en los que se enseña a las mujeres de los pescadores técnicas agrícolas ecológicas, para que sean capaces de cultivar su propia tierra.

Los pueblos de Tamil Nadu devastados por el tsunami siguen recibiendo ayuda de Manos Unidas. Reportaje de Celia Naharro Salas publicado en Global Castilla-La Mancha.

El drama de los refugiados de Sri Lanka. Otro interesante reportaje de Celia Naharro tras su viaje a la India.

Vamos a seguir soñando, luchando, abiertos al prójimo y a ese horizonte mayor hacia el cual caminamos siempre. Un joven poeta colombiano escribió: “Sólo tres cosas tenía para su viaje el romero: los ojos abiertos a la lejanía, atento el oído y el paso ligero”. A seguir, pues.
Fragmento de un correo de Pedro Casaldáliga, obispo de São Felix do Araguaia (Brasil) vinculado a la Teología de la Liberación, dirigido a la autora de Entrenómadas, tras la publicación de su libro de poesía Ocho islas y un invierno... con el que, por cierto Marta, ya me he hecho.

4 comentarios:

EDS dijo...

Gracias por usar este espacio para la denuncia de este tipo de barbaridades. Qué bueno que dentro de la iglesia aún exista la voz del profeta que anuncia y denuncia.

Te deseo desde ya un excelente fin de año y un año nuevo con muchos éxitos y felicidad de la verdadera.

agnóstico apático dijo...

EDS, gracias, ando de nuevo por tu tierra. SIempre agradecido. Un abrazo.

entrenomadas dijo...

Estoy de viaje, he parado un rato y me encuentro este post. Qué gusto da!!!

Auguri!!!

Marta

agnóstico apático dijo...

Gracias Marta por tu visita.

Disfruta del viaje.