domingo, 3 de agosto de 2008

El poder de una firma


Este pensamiento también lo he tenido yo: "¿Servirá para algo eso de firmar una carta dirigida a un gobierno pidiendo el respeto a los derechos más elementales de una persona?". Tendemos a ser desconfiados con este tipo de asuntos, sobre todo si requieren el gran esfuerzo de dejar nombre, DNI y echar un pintarrajo en ese folio que nos ofrece un activista. Pues bien, creo firmemente en la importancia y en la efectividad de este hecho. Y no como un acto de fé. Han existido muchos casos reales en los que las autoridades han suspendido la ejecución de ciudadanos de sus países o los han liberado tras recibir una avalancha de cartas de cada esquina del mundo exigiendo con buenas palabras (hasta en esto hay que ser asertivo) que se respetara la dignidad humana, los DDHH o determinadas normas internacionales.

Casi todos conocemos el caso de Amina Lawal pero hay otros como los de Parisa, Iran, Khayrieh, Shamameh, Kobra, Soghra y Fatemeh.

Un caso que conozco de primera mano: Un funcionario latinoamericano encargado de la vigilancia de los DDHH en su país parece ser que no vigilaba eficientemente pues en una de las cárceles del país había un preso de conciencia con el que se había volcado determinada organización internacional defensora de los DDHH. Un representante de ésta le visita y el funcionario en cuestión le ruega que detengan la campaña y el correspondiente envío de firmas por mail y correo postal. El hombre estaba un poco agobiado pero la organización no cedió hasta que el caso se resolvió.

Los dos vídeos de Amnistía Internacional que completan esta entrada me parecen muy acertados para el fin publicitario/sensibilizador que se busca con ellos. Por cierto, queda poco para los JJOO y en China, según AI, se está incrementando el número de violaciones de los DDHH.





Otro vídeo sobre el mismo tema:
El poder de una firma

2 comentarios:

carlos martinez dijo...

No creas que en verano descansamos todos. A pesar de las fechas seguimos pensando que una firma tras otra si que sirven.
Y por eso no bajamos la guardia y seguimos pensando como ser mas eficaces y "firmar" mas.
Siento no seguirte mas asiduamente por falta de tiempo.
Excelentes fotos y testimonios.

Agnóstico Apático dijo...

Como dicen aquí: no tenga pena. Un abrazo y muchas gracias por merodear por este blog.