lunes, 23 de noviembre de 2009

Rock Star


Aún mi compañero de piso, italiano él (pero no como estáis pensando), y yo no salimos de nuestro asombro tras regresar a casa en una mañana accidentada, de falanges rotas y rayos X, y leer que Berlusconi ha sido elegido estrella del rock del año en la edición italiana de Rolling Stone. No, no caigamos en tópicos una vez más. Ni mi compañero encaja en el sambenito que tienden a colgarle cada vez que comento su nacionalidad, ni las estrellas de rock han de ser fieles a la santísima trinidad del sexo, las drogas y... en este caso las rancheras.

"Los Rod Stewart, Brian Jones y Keith Richards en su tiempos de oro eran sólo unos novatos en comparación con Berlusconi", dice el director de la revista. Se equivoca este señor al transmitir la idea de que "esa furia vital" y ese "inimitable estilo de vida" sean condición necesaria para llegar alto en el complejo arte-negocio-espectáculo musical. Salir en una entrevista confesando ser un yonky o ser fotografiado a la salida de una clínica de desintoxicación pueden ayudar en tu carrera (o quizás hundirla) al igual que palmarla joven, sobre todo a los 27 años. Seguro que así te forras. Pero hay casos que demuestran lo contrario. Vidas más o menos discretas y cero uso y abuso de drogas: Frank Zappa, Elvis Costello, Bruce Springsteen o Pete Townshend.


Frank Zappa cazado en la discreción y tranquilidad de su hogar.

No hay comentarios: