sábado, 28 de noviembre de 2009

Acontecimientos y maniobras en la Ciudad muert(ecit)a


Apático y Perdido fotografiados por el gran Zinar Ala

Extraña paradoja. Ayer en la Ciudad Muert(ecit)a coincidieron más o menos a la misma hora cinco magnos eventos: la presentación de la revista Autopsia en la nueva sede del Círculo de Bellas Artes y su ulterior parranda en el Travelling; la gala de entrega de premios del Festival de Cortos; el concierto de Adrián Usero en la tetería Pachamama; la fiesta del X Aniversario del rocanrolero bar El Perro; y la Masa Crítica, el mensual paseo colectivo en bicicleta que ocupa las calles céntricas de la ciudad. De hecho ayer se documentaron casos de desdoblamientos no astrales por la técnica de la ola azul en diferentes personajes de la capital manchega. La ocasión lo merecía. Hasta dentro de 75 ó 76 años no se volverá a producir una alineación de acontecimientos como ésta. Como el Halley. ¿O será que comienza a apercibirse un cambio de ciclo?. Será...


Aprovechando un desplazamiento motorizado de mi progenitor hacia un homenaje que la Escuela de Magisterio realizó a los maestros jubilados de la provincia (mañana enmarcaremos la hoja de lanza que compartimos), tuve la oportunidad de reencontrarme con la tropa capitalina. He de decir que a esta falange y media rotas y al cuerpo y mente que las sustentan no les faltaron atenciones. Que si chófer por aquí, que si sandwich del Openshop por allá. Tantas que aún me siento abrumado. Al llamado perdido sólo le faltó, cada vez que subíamos al baño, pasar conmigo y sustituir las muletas con sus fibrosos brazos, pero uno ya está acostumbrado a sostenerse a la pata coja, haciendo uso puntualmente de apoyos de la crisma en las paredes. A propósito (de las cosas que se da uno cuenta en determinadas coyunturas), ¿es legal que los baños estén sólo en las plantas de arriba de las tabernas?. Pa' mí que no.

4 comentarios:

angua dijo...

abrumado... yo lo que te fue encantado con tantas atenciones... Jesucristo García :P

el llamado perdido dijo...

Ja ja!
Lo del Halley es una anécdota sin importancia al lado de lo que ocurrió el otro día en la ciudad muertecita.
Esperemos un cambio de ciclo.
Para mí es un gusto acompañar a amigos con muletas al baño porque en las colas siempre ocurren cosas interesantes.
Un abrazote Alf!

agnóstico apático dijo...

aunque no has dejado enlace ha sido fácil localizarte, angua. Ya te tengo controlá...

llamado, me muerdo la lengua y evito la broma fácil. Gracias, amigo.

Artika dijo...

si, ES ILEGAL, ahora, cuando se hizo ese bar seguro que pensaron en alzar a los que tuviesen una pata chula con una polea al piso de arriba.:)
Cuidate!