jueves, 19 de noviembre de 2009

Gaviota reidora, gaviota sombría


Vicario
Hace menos de un mes el Congreso aprobó la nueva Ley de Asilo, un engendro legislativo innecesariamente maloliente, justo cuando las cifras de solicitantes habían descendido más del 40% (aunque de éstas se rechazaron un 94%), concediéndose apenas 151 estatutos de asilo. ¡En un año!.
Se ha vendido como un avance en el derecho al refugio de niñ@s, mujeres, gays y lesbianas, pero, ojo, que estas últimas no sean europeas. Entre otras cosas huele mal porque gracias a casi la totalidad de nuestros senadores y diputados a partir de ahora un ciudadano de la UE no podrá solicitar asilo en nuestro Estado. Se entiende que dentro de la Europa unida, democrática y liberal no se producen persecuciones y recortes graves de derechos. Que se lo digan a los gitanos italianos. O a los l@s LGTB en Lituania.

Vicario

No hay comentarios: