domingo, 2 de noviembre de 2008

Visita fugaz a Holanda

Ayer me aburría y me pillé el último autobús para Holanda. Fui a un bareto a tomar una cerveza y me encontré con esto. A la tercera pinta la duquesa del cuadro del fondo tomó relieve y se hizo de carne y hueso. Ahí estuvo contándonos anécdotas y chascarrillos de la monarquía y la aristocracia. También hizo sus críticas a los matrimonios gays, la eutanasia, la guerra de Iraq y los coffe shops, pero nos pidió que no lo aireáramos mucho, que podría verse en entredicho la neutralidad de esas instituciones.


Cierto es que no he estado en Holanda nada más que hace unos años de paso en el aeropuerto, que es un poquito más grande que el de Ciudad Real y consta de todas las licencias y permisos. Aterrizan y despegan aviones y todo. Tampoco la foto es mía. Es de prestado. Lo único cierto es que este fin de semana he tenido cierto contacto con algún/a que otro/a neerlandés/a.

2 comentarios:

miquelet dijo...

Un gran adelanto el de los holandeses: aeropuertos que funcionan. Menos mal que el de Ciudad Real no es un caso que haya salido a la prensa extranjera. El pitorreo sería mayúsculo.

Salud.

agnóstico apático dijo...

jeje, gracias miquelet. Espero pronto tener más tiempo para leer con sosiego los blogs amigos.