martes, 15 de enero de 2008

Ángel González II

Desde que murió Ángel González han invadido e inflamado mi garganta una legión de bacterias que han hecho que mi cuello apenas pueda girar y, sobretodo, que la temperatura corporal oscile, desde entonces, entre los 38 y 40 grados. No creo que exista una relación directa, por supuesto, entre mi enfermedad y el fallecimiento del poeta, pero en los escasos ratos, como ahora, en que me duelen poco los huesos (y la garganta tan sólo al tragar) aprovecho que la antología del escritor asturiano casualmente se encuentra en mi mesilla de noche para releer algunos de esos poemas que hace muy poco tiempo tuve el inmenso privilegio de escuchar de su propia voz.

Ayer oí decir a Sabina palabras bastante gruesas sobre el también poeta Antonio Gamoneda a cuenta de unas frases de éste tras la muerte de González. No entendí a qué se refería. Ahora sí. Fíjense las cosas tan maravillosas que hacía con estas malas compañías.



Subido a youtube por ace2heart

Justo al final de este corte de audio se puede escuchar lo lo que dijo Sabina

6 comentarios:

The Black Wizard dijo...

q joya de video gracias por compartirlo, en la mancha en la libreta uno de este lado del mar se da cuenta de cosas como estas que realmente dejan sin palabras

juan rafael dijo...

¿Desgañitaba un poco el poeta, no? Imagino que igual que tú ahora con esa garganta. Saludos.

Agnóstico Apático dijo...

es una joya, black, efectivamente. Y aunque, juan rafael, Ángel Glez se desgañita un poco, no me ´digáis que la canción no es preciosa y la magia que nace entre ambos especial.

amandine dijo...

lo es.

hay seres que desprenden magia en cada palabra y componen versos para que otros, sumemos a nuestros llantos, su llanto.

un beso conmovido.

un abrazo para que te mejores...

maite dijo...

me alegra ver tantos homenajes en los blogs, Ángel también está en mi mesilla.
Un saludo!!!

Agnóstico Apático dijo...

amandine, diste una magnífica definición de poeta... gracias ya estoy recueperado.

maite, gracias por el comentario. La verdad es que personalmente me transmitió mucho cuando pude estar cerca de él y se merecía éste y mi homenajes mejores. Saludos.