martes, 29 de enero de 2008

El agua sucia del imperialismo americano

panabaj


Vale, sí, el título (frase atribuida al cura del pueblo de un colega portugués, Marafarrico) suena muy rimbombante y progre. Diréis, vaya, ya se le ha ido otra vez a Apático la pinza y pretenderá convencernos de que no bebamos Coca-Cola porque es el símbolo del capitalismo yanki (causante de todos los males de la Humanidad) o es poco sana (con lo bien que desatasca mis tuberías intestinales). Pero qué tópico y qué iluso.

Puede que llevéis razón. Sí, no sé, tal vez. Depende. Bueno, prometo no sugerir a nadie lo que ha de beber.

La foto arriba mostrada la tomó una de las primeras jóvenes cooperantes de EMIS en Santiago Atitlán (chicas en su inmensa mayoría). No es nada extraño ver en determinados sitios empobrecidos, incluso lugares donde no existe el agua potable, gente de lo más humilde bebiendo el famoso líquido oscuro.

CIEPAC, que se autodefine como una organización civil que acompaña a los procesos sociales de Chiapas, México, Mesoamérica y a las luchas globales que buscan la construcción de un mundo más democrático, con justicia y dignidad para todos los pueblos, en sus últimos tres boletines denuncia:

La antisocial y psicópata corporación Coca Cola (este sí que es un título llamativo)
Parte 1/3
Parte 2/3
Parte 3/3

Haciendo clic sobre estas letras encontrarán un taco de documentos sobre esta compañía. En ellos se tratan temas como los efectos de la Coca-Cola sobre la salud, la venta de refrescos con pesticidas o el asesinato de sindicalistas.

Información sobre los impactos de las multinacionales españolas en América Latina en las siguientes páginas:

Campaña ¿Quién debe a Quién?

Observatorio de la Deuda en la Globalización

Observatorio de Multinacionales en América Latina

1 comentario:

entrenomadas dijo...

Estupendo post!
Mira yo critiqué públicamente que en la Expo de Zaragoza, mi ciudad, con el lema del agua como denominador común, uno de los patrocinadores fuera Coca-Cola. Me parece una perversión absoluta. Al final me llovieron las críticas, incluso tuve que moderar comentaros.

Algún día se podrá desenmascarar a esa fabrica de refrescos que tanto daño causa.


Un saludo,