domingo, 8 de junio de 2008

Atlas de los Objetivos del Milenio

En muchos países el hambre está aumentando. Aquí, en el mundo "occidental", como decía esta misma mañana una ex-joven cooperante, con bastante frecuencia olvidamos o confundimos la línea divisoria entre necesidades básicas y necesidades creadas.


A mitad del trayecto no hace falta ser adivino para llegar a la conclusión de que los Objetivos del Milenio no se van a alcanzar. Además no se han establecido mecanismos de control o sanciones para los países que no aporten lo que les corresponde o que no gestionen adecuadamente los recursos que les llegan. Se ha convertido en una mera declaración de intenciones para lavar conciencias y frustrarnos al cabo de 15 años.

He descubierto en el blog de "Con ánimo de lucro" un Atlas sobre los Objetivos del Milenio. Lo ha publicado el Banco Mundial, pero es interesante para ver la geografía de la pobreza, de la desigualdad de género o la mortalidad infantil, como es el caso de la imagen superior.

Pero aún es más interesante el Monitor en el que se pueden ver los cambios en los parámetros cuantificables que se han venido produciendo. He aquí un ejemplo con el mismo parámetro que el atlas anterior.


El otro día Zapatero, en la cumbre de la FAO, pareció mostrar sus disposición a tomarse la actual crisis mundial de alimentos en serio. El tiempo dirá. Esto es lo que piensa Hernández Toro, portavoz de Intermón Oxfam para agricultura: “El gobierno español ha situado la política de ayuda al desarrollo en la vanguardia de Europa. Le pedimos que también se sitúe en vanguardia en su posición sobre biocombustibles, en los tratados comerciales que está negociando la UE con países en desarrollo y en la reforma de las políticas agrarias europeas y coloque la lucha contra el hambre y la pobreza en el centro de estas políticas.”. Y esto lo dice Acción Contra el Hambre sobre la cumbre de Roma: "preocupación ante la falta de un compromiso serio, a la altura de las expectativas, que había despertado el encuentro: “sólo algunos países como España y Francia han avanzado compromisos financieros y faltó además una revisión de las políticas proteccionistas del primer mundo”, aseguraba Longué recordando que “quizás se mezclaron demasiados temas en la cumbre” (biocombustibles, cambio climático, economía…), haciendo más difícil alcanzar un consenso sin una agenda más concreta."

Artículos interesantes:
Crisis alimentaria: pagan los niños. Aitor Zabalgogeazkoa.
FAO: más libre comercio, más hambre. Esther Vivas.
El tsunami del hambre. Esther Vivas.

6 comentarios:

Euphorbia dijo...

En estas grandes cumbres siempre acaba pasando lo mismo.
Los políticos sólo se ponen de acuerdo en temas económicos, para solucionar problemas como el hambre o el cambio climático nunca encuentran la manera de coincidir y firmar algo conjunto.
Una pena.

carlos martinez dijo...

Esto es como marear la perdiz o lo de "la casa sin barrer".
¿Y nosotros que hacemos?
Pues creo que muy poco, pienso que quizas lo mas eficaz sería presionar a los gobiernos para que solucionen, no para vivir del cuento, viajes hoteles y fotos.
El 0,7 pasó a la historia y nunca se cumplen los compromisos.
Solo nos queda dar la vara a los gobiernos y que den solución ya.

Compulsiones dijo...

Ya te he añadido en mi blog www.compulsiones.blogspot.com

Buena suerte,

Pedro

nata dijo...

Estas grandes cumbres son un caca, una enorme y apestosa caca. jo

juan rafael dijo...

Parece que vivimos tiempos dificiles.

Agnóstico Apático dijo...

amig@s, creo que todos coincidimo en la gran parida en la que se convierten estas cumbres. Puede que leyendo la letra pequeña también haya cosas positivas pero queda claramente constatado que los gobiernos no tienen la menor intención de ceder en sus intereses para que el hambre desaparezca.