viernes, 25 de abril de 2008

25 de abril



Esos gamberros y exhibicionistas de la imagen son los componentes de Siniestro y el realizador vascolgado Mikel Clemente (el que anda casi en cueros).

[aprovecharé este momento para lanzar mi crítica al nuevo trabajo de ST.
Me ha dejado un poco frío. El docu del señor Clemente, con el que pude charlar en persona en un bareto rockero de Bilbao no hace mucho (si no lo digo reviento) me parece bueno, fresco, cachondo... aunque está muy centrado en la segunda etapa (a raíz de la marcha de Miguel Costas) del grupo vigués. La portada de Óscar Mariné no me parece de las mejores, ni de las regulares. Con eso lo digo todo. Estoy siendo demasiado subjetivo, no doy argumentos. Bueno.
Y los dos CD's en directo tienen cosas pasables, buenas, muy buenas pero una producción un tanto pobre (tengo la sensación). Lo que no me entusiasma tampoco es que en la grabación se reflejen los olvidos de letras de Julián cada tres canciones. Nos sabemos mejor las letras que tú, amigo. Lo que esperamos es algo nuevo ya.]

Curiosamente la instantánea recoge la imagen de un concierto en Tui (Pontevedra), ciudad fronteriza con Portugal. Digo lo de curiosamente porque hoy se conmemora una fecha célebre en el país vecino, la Revolución de los Claveles. He aquí la cancioncita con la que, aquella madrugada de 1975 en el programa Limite de Radio Renascença, se dio la señal que activó el movimiento revolucionario que acabó con la dictadura de Salazar.



Precisamente hoy en Público escribe el cantante de ST un artículo sobre este hecho, que puede ser polémico (entendamos su condición de gallego), aunque no creo que tanto como aquellas declaraciones de Saramago profetizando la unión de los dos estados. De lo que estoy seguro es que deberíamos mirar más al oeste y no sólo para saber cuando llegará el anticiclón de las Azores. Nos perdemos mucho.

EL OJO DE LA MOSCA// JULIÁN HERNÁNDEZ

Lo de la piel de toro resulta difícil de ver: el mapa de España aislado es una cara con boina que mira hacia el este y Portugal se queda como una cataplasma puesta en su nuca. Eso del “país hermano” es un recurso de discurso barato para que los dirigentes de turno tengan algo que decir en las escasas ocasiones solemnes comunes (dejemos la foto de las Azores aparte). Al parecer, somos mediterráneos a todos los efectos y el Atlántico se queda para cubrir el expediente en los mapas escolares. Canarios y gallegos lo llevamos con resignación: la paella gana a las papas arrugás y al lacón con grelos, ¡qué le vamos a hacer! Pero hoy es 25 de abril y tendremos que dar la vuelta para mirar hacia el oeste. Portugal es nuestra “vecinita de al lado” (en palabras de Víctor Coyote) y nuestra cara al océano. Hace 34 años, la Revolución de los Claveles fue el principio del fin de esas dos dictaduras ibéricas enquistadas en la Europa que ganó la Segunda Guerra Mundial. Hoy tiene que sobrellevar las mismas cargas sociales y económicas que España; pero la “terra da fraternidade” que cantaba José Afonso en “Grándola, vila morena” (la única canción que cambió el destino de un país) hoy está de fiesta y nosotros también. No podemos seguir “andando a las arañas” (expresión portuguesa para describir un despiste descomunal) eternamente. No somos nadie y, sin Portugal, aún menos. Algún día nos daremos cuenta de que somos inseparables.

Las fotos las he pillado del flickr de David Herranz, gran fotógrafo.

5 comentarios:

Euphorbia dijo...

Es muy cierto que España siempre le ha dado la espalda a Portugal. Siempre mirándonos en el espejo de Europa, saltando para ver si sacábamos la nariz por encima de los Pirineos y da realmente vergüenza lo poco que sabemos de nuestros vecinos del oeste.

Siempre me gustó mucho esta canción de José Afonso.

EL CHICO GRIS dijo...

En cuanto a la portada... totalmente de acuerdo, aunque creo que hay que verla en el contexto de como es el digipack, que quiere dar la sensación de que es una caja.

En cuanto al documental, a mi se me hizo corto, creo que podría haber metido más material o más cantidad del material que mete.

Y en cuanto a los CDs, es un concierto de Siniestro en crudo, sin florituras ni retoques, tal como sonaban por aquel entonces. Que no hayan querido meterle arreglos, no se si será por tema principios, o por tema pasta. De todas formas, en 'Tremendo Delirio', Julián decía que no les había gustado como había quedado el Ante todo, porque era como muy enlatado, todo cronometrado y muy milimetrado, tal vez por eso dejaron que este saliera como saliera... a fin de cuentas es el concepto de grabar en una toma.

pcbcarp dijo...

Iba yo a decir algo de Siniestro, pero cuando me he encontrado con Grandola Vila morena me he emocionado y... la otra noche estuvimos cantándola en cuanto dieron las 12 en un bar con camarera portuguesa que tenemos...

La mar y sus conchas dijo...

Imposible no emocionarse con esta canción... e increible que apenas se conoce, ni ella, ni lo que significa para la historia no sólo de portugal, sino de todas las ilusiones...

"Grandola, tu voluntad juré tener por compañera,
a la sombra de una encina de la que no sabía su edad.
El pueblo, derrotando a la dictadura tomó el poder,
y las armas, con la ayuda de los civiles
se convirtieron en claveles."

Agnóstico Apático dijo...

euphorbia, creo que es algo que se repite vayas donde vayas. Los países tienden a fijarse en el vecino rico y dar la espalda al "pobre". Una pena.

chico gris, pues yo me quedo con el Ante Todo. No me parece tan enlatado, sinceramente. También dice Julián que el Made In Japan les había salido "demasiado heavy" y a mí es de los que más me gustan en cuanto a sonido. Esperemos que se sigan equivocando de esa manera...

pcbcarp... fíjese la primera vez que escuché esa canción fue en Radio 3 a cargo de Siniestro, a capela y en directo. No sabía ni de qué iba el tema... Cultura Popular.

mar, gracias por la visita y la traducción. Es un tema emotivo donde los haya...