miércoles, 4 de julio de 2007

A la espera de que la realidad ocupe nuestros ojos y colapse nuestra mente

Hola a tod@s.
[...]
Es el momento de de los últimos preparativos (y no me estoy refiriendo a la maleta); es el momento de ajustar nuestra mente y nuestros sentidos a nuevos parámetros para que la vivencia que se aproxima resulte intensa y madurativa. En algún momento en que podáis dejar de pensar en la maleta, (en la ropa de más que os vais a llevar, en los trastos innecesarios que tenéis por imprescindibles, en los contenidos de vuestro MP3, en los potingues del aseo personal, en los complementos horteras con los que pretendéis deslumbrar…), os pido que reflexionéis en torno a las siguientes preguntas que sólo a vosotr@s tenéis que contestar:
-¿A qué vais, realmente, a Guatemala? ¿A disfrutar a tope, a triunfar, a actuar, a ver qué pasa…? Mirad a ver en qué lugar de esa lista está el conocer, el aprender y el comprender… ¿Aparece el verbo servir; el convivir, el compartir? (No, que eso son mamonadas antiguas de gente rayada.)

-¿Qué es para mí el grupo? ¿Un campo de exhibición personal? ¿Un rollo que sólo proporcionará incomodidades? ¿Un tostón inevitable lleno de inmadur@s, horteras y pelotas?
-¿Qué me va a proporcionar a mí el grupo y qué voy a aportar yo a él?
-¿Qué relación voy a ser capaz de establecer entre el sitio y yo, entre las gentes y yo, entre el trabajo y yo?

Ya sé que, para much@s de vosotr@s, todo esto no son más que calentamientos de tarro de un amargao que pretende cortar el rollete del viaje que han pagado los pringados de la Junta, (porque a un viaje de estos un@ tiene que ir a divertirse todo lo que pueda y punto; es a lo que vamos tod@s y todo lo demás son pamplinas). Pero también sé que otr@s much@s tienen encendidas muchas expectativas personales y vitales. Es a ell@s a quines les aconsejo que piensen, que preparen su mente para que la realidad y la vida que les van a salir al encuentro en Guatemala no la reduzcan a postales planas con pie de foto. El mundo no es sólo como nosotros lo concebimos y lo conocemos; en el mundo que compartimos hay mil formas posibles de pensar, de vivir, de hacer: preparémonos para adaptarnos a una realidad cambiante y sorprendente; preparémonos para no perder la oportunidad de conocerla y comprenderla. Esperar que Guatemala funcione como nosotr@s creemos que ha de funcionar todo el mundo, (es decir, como funcionamos nosotr@s), es tan egocéntrico como zafio. ¿No nos resultará más enriquecedor tratar de comprender y de experimentar otras formas de procesar el tiempo, las relaciones humanas, las necesidades, la cultura…? Respondamos a esas preguntas y concibamos el viaje más vital, más humano y más enriquecedor posible; aquel viaje que nos permita salir de lo que somos (y nos encierra), para descubrirnos ayudando, desinteresad@s, compartiendo, cediendo, comprendiendo, sintiendo lo ajeno, adaptándonos, esforzándonos… Yo aviso: es posible que la falta de flexibilidad con que habéis blindado vuestra forma de ser, (much@s de nosotr@s no sabemos ser más que como somos y esa limitación nos impide vivir, conocer y comprender otros mundos), os haga ver Guatemala, no como es, sino como vosotros creéis que debería de ser. Así nacen las visiones de las carencias: esas miradas que únicamente van estableciendo la lista de lo que ellos tienen y allí no encuentran y que, a la vuelta se traducen en el juicio definitivo del ignorante: "Aquello es un desastre; no tienen de nada y todo está muy sucio".
[...]
Entrando en las escuelas, interaccionando con sus maestros y maestras, yendo y viniendo de ellas, viviendo las calles de Santiago Atitlán, conversando con sus gentes, acabaréis sintiendo sensaciones nuevas, construiréis juicios nuevos y sorprendentes, generaréis dudas incómodas, (si es que sois capaces de abandonar vuestros prejuicios); dicho con otras palabras, tendréis la oportunidad de modificar vuestra sensibilidad hacia la realidad del Tercer Mundo.
[...]
No abandonaré el tema sin agradeceros a tod@s el esfuerzo realizado y sin agradeceros el empeño que habéis puesto en hacerlo bien, (y también la paciencia que habéis tenido conmigo al no protestar mis impertinencias).
Conclusión: Vayamos predispuestos a ser contextuales, a adaptarnos al entorno social en que nos encontremos. En una escuela nos resultará fantástica la actividad número tres y al día siguiente, en otro centro, al plantearla veré caras de cartón. Es otra gente, tienen otra dinámica, otra historia, otros intereses por lo que lo inútil es quejarse y culpar y lo eficaz cambiar la estrategia, el planteamiento, la actividad…

Pues nada chic@s: a pensar, a la espera de que la realidad guatemalteca ocupe vuestros ojos y colapse vuestra mente.

Suerte en todo.

XXXXX.

ULTIMOS CONSEJOS:
- Llevaros la mitad de la ropa que habéis decidido llevar. A los dos días de estar allí ya habréis comprado prendas suficientes para pasar un mes.
- No caigáis en la horterada de llevar modas de aquí para impresionar a l@s de allí ya que lo más probable es que consigáis el efecto contrario.
- Dejad parte del bazar con el que soléis moveros por aquí (gafas de tecnicolor, artilugios de música, zapatillas esperpénticas, cinturones de ferretería, mariconeras o bolsos de mil cremalleras…) Procurad ser todo lo discret@s que podáis (y aún así seguiréis pareciendo cromos del Bimbo) para que el grupo o parezca una feria ambulante.

Reportaje sobre Santiago de Atitlán (Guatemala) hacia donde partimos en horas.

6 comentarios:

Bercimuelles dijo...

Buen viaje, con todo cuanto abarca la palabra "viaje", y más en uno como éste.

Bercimuelles dijo...

Por cierto, algunos nos quedaremos esperando ese vídeo de Fisher&Jagger ;)

juan rafael dijo...

Para hacer eso no hay que ir por agencia de viajes. ¡Que te diviertas!
Saludos

amandine dijo...

leo la carta.
y sonrío.
porque sé, no, tengo la certeza de que NADIE gozará de este viaje como tú, nadie irá con sus sentidos más despiertos, con sus ojos más abiertos, con sus manos más entregadas que tú con tu ahora.

Todo aparece en nuestra vida cuando estamos preparados para disfrutarlo.

Sonrío.
Porque sé que lo necesitas y sé que vendrás lleno de vida, de allí que se quedará para siempre en ti.

Sonrío.

Como se sonríe cuando se sabe que los pasos que se darán serán mágicos.

Así que vuela y aprende, comprende, recibe y entrega, canta y escucha....y sueña, amigo, que sin sueños la vida no alcanza...

Un beso previo a los viajes importantes.
Un sueño único, como tú.

;)

el llamado perdido dijo...

hey! madre mía que ya estás en Guatemala!!!!
Ya nos contarás, algunos estamos impacientes por saber cómo estarás apático!!

Alfonso dijo...

Agnóstico apático te deseamos mucha suerte en tu aventura y que sea una experiencia muy fructífera en todos los sentidos.Abrazos.Alfonso y Encarni