lunes, 9 de julio de 2007

Atitlán, Cerca del Agua


Tras 11 horas de avión y un trayecto en bus de otras 5, con un conductor suicida al volante llegamos sanos y salvos a Santiago de Atitlán.

Predicadores de pelo churretoso que se desgañitan anunciando el apocalipsis y pidiendo dinero para sus iglesias merodean en el mercado municipal. No es raro encontrarse con estos personajes. La iglesia evangélica arrasa desplazando a la católica casi a la marginalidad, aunque la única iglesia católica que hay se llena hasta los topes. Ayer domingo lo pudimos comprobar en vivo y en directo, bajo un techo de uralita y rodeados de decenas de santos vestidos con las mejores galas de los pobladores de Santiago. Algunos de ellos en señal de devoción les llevan coca-colas. Sí, a lo santos, sí. El 70% de los niños están malnutridos (Las mujeres de 50 años aparentan tener 80) pero puedes comprar Coca-Cola en todos lados al igual que acceder a internet. Movistar lo plaga todo: camisetas, anuncios en las fachadas, coches haciendo promoción. La leche es un artículo de lujo que nos ha sido difícil encontrar (en polvo, eso sí).

Nos movemos de aquí para allá en picós (pick-ups) o tuc-tucs. Los primeros son camionetas descubiertas en los que podemos llegar a subier 30. Un desplazamiento medio cuesta 1,5 quetzales (15 céntimos de euro). Los segundos son una especie de motos con asiento trasero. Son algo más caros.
Vivimos en un albergue evangelista en el que no se puede poner música profana, ni decir palabrotas, etc... La mayoría de la gente nos confunde con gringos. Cuando llegamos al campamento tomamos el relevo de un grupo de ellos, de retiro espiritual que nos dejaron el comedor lleno de banderitas de su país y carteles conmemorando el 4 de julio.
Nuestra dieta básicamente se compone de tortillas de maíz, pollo y frijoles. Hay frutas muy sabrosas como los bananos, las pitayas o el mango; y jugos de frutas.

Ayer visitaos Panajachel, que viene a ser Gringolandia: hoteles, comercio turístico, restaurantes, etc.
Hay seguridad en todos los sitios donde se mueve dinero. Seguridad privada y bien armada. Vamos, que acojona.
Uno aquí tiene la sensación de que a las 22 son las 2 de la mañana porque su cuerpo reclama horizontalidad, en cambio no ha habido un día en que me haya levantado más tarde de las 6, por haber dormido lo suficiente, por el canto de los gallos, o sobretodo por el ruido del motor que se encarga de moler el maiz para hacer las tortilltas, base de la alimentación.

La Naturaleza, aunque bastante contaminada, se impone de manera espectacular. Tres volcanes (San Pedro, Tolimán y Atitlán) nos rodean y la cola de un lago gigantesco (que atravesamos en lancha motora para llegar a Panajachel) nos acompaña cada día al dirigirnos a la ciudad. Miles de pájaros (de especies desconocidas en la Península Ibérica) nos sobrevuelan a cada momento, además de zopilotes (buitres). Se nota la humedad por la cercanía del lago pero la temperatura aunque alta es soportable.
Fumar está mal visto y he aprovechado para dejarlo otra vez. He de darle gracias a la iglesia evangélica que ha demonizado esta costumbre, aunque el alcoholismo está bastante extendido. También se consume coca y pegamento, aunque esto no lo hemos visto tanto.

La comunicación es difícil porque apenas unos cuantos hablan castellano. El Tzutujil oral se mantiene intacto desde la época de los mayas. Al igual que la vetimenta que los españoles impusieron a cada una de las comunidades indígenas para que se distinguieran y perdieran fuerza. El huipil, el corte y el perraje están presentes en todas y cada una de las mujeres tzutujiles.
La ciudad está empapelada de carteles electorales. Las elecciones son en septiembre y llevan 4 meses de campaña. Aquíl la ley de la selección natural se impone. El que llegue a los comicios sin que la hayan atravesado 14 balas probablemente gane. Ya van más de 30 candidatos asesinados.
La tarde del sábado tuve la oportunidad de compartirla con la jefa de la tropa. Presencié una negociación con el ingeniero civil que se ha de encargar de la construcción de una escuela gracias a EMIS y a la pasta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. En este caso una escuela que intenta cubrir las necesidades de un cantón (barrio) donde están escolarizados en 20% de los niños, la tasa más baja de todo el Estado. El gobierno no pone colegios. A la vuelta un partidillo de fútbol en una placilla. Uno de los equipos luce la vestimenta de la selección española. Y para coger (agarrar) el picó nadie nos cambia 100 quetzales (10 euros). Es demasiado dinero.
Aquí tan sólo gente con mucha garra intenta cambiar las cosas (y no hablo de la cooperación japonesa que da ayudas a cambio de que le compren carros; sólo hay coches japoneses en la ciudad). Por ejemplo ADISA, asociación para la atención a discapacitados que en tan solo tres años ha conseguido que muchos niños del lago salieran a la calle con sus padres (algo fatalmente visto), puedan tener una atencion psicológica y fisioterapéutica adecuada e incluso hayan realizado desfiles y participado en la paraolimpiadas.

Hoy hemos empezado los talleres en las escuelas y empezado a interactuar con los maestros locales.

6 comentarios:

el llamado perdido dijo...

bueno!
Por fin sabemos algo!
Lo de los santos con coca cola me deja descolocado...
Intenta colgar fotos de este tipo de cosas tan curiosas.
Mucha suerte!

juan rafael dijo...

Perfecto, de verdad, me he hecho una idea bastante aproximada. He estado allí en dos dimensiones.
Gracias y saludos.

Marafarrico dijo...

El cura de mi pueblo llamaba a la coca cola " el agua sucia del imperialismo americano". Me gustaria escucharle después de leer tu post :) Sigue dando noticias!

Bea dijo...

Esta vez no podía dejar de comentar. Seguro que vives una experiencia inolvidable. Envidio la oportunidad de vivirla que se te presenta y tu valentía para aprovecharla. Ya nos irás contando. ¡Que te vaya bonito!

Agnóstico Apático dijo...

bueno llamado, intentaré pronto colgar fotos que ¨confirmen mis palabras.

juan rafael, estás a tiempo de hacerme alguna recomendación.

marafarrico, la coca cola hace cosas bastante más desagradables que malnutrir a los niños, al igual qure muchas otras empresas, entre ellas españolas que causan asombro y rabia.

bea, un placer recibirte. Besos.

juan rafael dijo...

Me debes de haber malinterpretado. Cuando digo "dos dimensiones" quiero decir que con tus escritos es como si estuviese alli, no que he ido dos veces.
Saludos.