viernes, 16 de julio de 2010

La colina de la Constitución

[...] me topé con un edificio moderno y funcional casi pegado puerta con puerta al penal: la Corte Constitucional de Sudáfrica. Un amable y orgulloso funcionario me explicó que este tribunal fue construido con los ladrillos de la cárcel: “Es nuestra forma de decir que nuestro futuro como nación tiene sus raíces en la verdad de nuestro pasado”.
Pinchar aquí (pág 23) para seguir leyendo un artículo de Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España, sobre la memoria histórica sudafricana y española.

1 comentario:

Di Stefano dijo...

Tremendo. Es equiparable a los casos de Auschwitz y Mauthausen, que quedan como paradigmas del horror, perpetuamente instalados contra el olvido. En España el Valle de los caídos, construído con la sangre y el sudor de miles de presos políticos hacinados en campos de concentración sigue siendo un lugar de homenaje al franquismo y a sus artífices.