lunes, 4 de junio de 2007

Pequeña crítica a toro pasado de los señores que pretendieron ganarse nuestra confianza

No se me olvida hacer una pequeña reseña sobre la contienda electoral en la Ciudad del Vino.

Con un lema de la derecha de toda la vida, con todos mis respetos, estúpido, con una judialización de la campaña forzada y poco creíble, con una frases esputadas por los megáfonos de las furgonetas del partido de los decentes haciendo referencia a la familia del candidato naranja (teniendo en cuenta la inclinación sexual del alcalde) y con una escandalosa pinza entre PP e IU, aplaudiéndose mutuamente en los debates, no podía ocurrir otra cosa. Y supongo que la gestión del equipo de gobierno no habrá sido del todo mala, pero es que vaya tropa...
La frase estrella ha sido la que se usó al conocerse los resultados para amortiguar el hostión (haciendo referencia a las luchas internas de los peperos): "ahora contamos con dos concejales más puesto que, aunque en el ayuntamiento había 9 concejales del PP en realidad estábamos 3 y ahora estamos 5". (+)

6 comentarios:

Alana dijo...

Me quedo con la última frase.. Si es que con ese poderío, esa credibilidad y poder de justificación dan ganas de votarles jajajaja

Atomo Sato dijo...

Todos ganan, señores, hagan juego!

carlos martinez dijo...

Y con esas diarreas mentales de que son capaces, como pretenderemos que nos gobiernen. Bastante hacen las criaturas. Hace falta cara dura..

juan rafael dijo...

A eso se le llama optimismo. Ver la botella medio llena. Demagogía pura, habría que ver lo que dicen entre ellos.
La política es todo farsa.

amandine dijo...

madredelamorhermoso!!!

y 3 + son 33...

vaya panda!!

un beso y sobre todo...un sueño (te traigo alguno de mis duendecillos...mira a ver cual te viene mejor...)
;)

Agnóstico Apático dijo...

Alana, ganas pocas, pocas, ni los suyos han ido a echar la papeleta.

Atomo Sato: ese es el cinismo de las clases dirigentes al que estamos acostumbrados. Ni un paso atrás...

Carlos y Juan Rafael, la cara dura es casi lógica puesto que los hay que no sabrían vivir de otra cosa que no sea la política.

Amandine, ya se ha dicho en alguna ocasión: las estadísticas y en este caso el número de concejales les sirve como las farolas a los borrachos, para apoyarse en ellas y no para iluminarse.