jueves, 8 de octubre de 2009

Viaje a Palestina. Día 7 (3). Agua.

(Ay, libreta, cuánto polvo estás cogiendo. Es lo que tiene a veces estar más liao que un zarajo)

Belén


Dicen que el agua, el oro transparente, provocará conflictos y guerras en el futuro. Se equivocan: ya las está produciendo. Tanto en los Altos del Golán como en toda Palestina, el gobierno israelí promociona el saqueo de este recurso, discriminando en su acceso a los suyos (precios cuatro o cinco veces menores y suministro ilimitado) y a los "otros". Lo pudimos comprobar en la sede de Palestinian Hidrology Group (PHG) en Ramallah, otro de los encuentros del día séptimo, como lo haríamos una de las últimas jornadas en la región siria ocupada del Golán. También lo comprobaríamos en Nablús, donde durante un día no dispusimos de agua en la casa que compartíamos, pese a que disponía de un tanque de almacenamiento. Nunca se sabe cuándo cortarán el chorro. Lo cierto es que con ello hacen un buen negocio. No es de extrañar que, al parecer, el organismo encargado del agua en Israel tenga los mismo poderes que su banco central y un presupuesto mayor.

También en esto, por cierto, tiene algo que decir Jordania. Os lo va a contar David. Dado que el tiempo en las últimas semanas en Ciudad Real parece contraerse y que hay gente que escribe con bastante más propiedad que uno, os voy a dejar con un artículo que hace unos días se publicó en el periódico digital Soitu, redactado por uno de mis compañeros de viaje en Palestina y periodista:

[...] Según Rabí, Palestina sólo recibe el 8,2% del agua de la zona, frente al 57,1% que toma Israel o el 34,7% que usa Jordania, pese a contar con el 50% de las aguas superficiales y acuíferos de la zona. La situación en Cisjordania se agravó con la ocupación tras la guerra árabe-israelí de 1967, ya que las leyes militares que impuso Israel impidieron la perforación de nuevos pozos hasta la llegada de los acuerdos de Oslo. Ayman cree que los asentamientos y el muro han agravado la situación y, una vez más, lo avala con cifra: los cerca de 300.000 colonos israelíes que viven en Cisjordania consumen 75 millones de m3, frente a los 130 millones de los tres millones y medio de palestinos. Es decir 780 litros por persona frente a 192 litros. Cuatro veces más. [...]

Más en La guerra del agua en los territorios palestinos

2 comentarios:

miquelet dijo...

Vergonzoso como la mayoría de las cosas que pasan por aquellos lares. Seguiré atento los nuevos capítulos.

Salud.

agnóstico apático dijo...

se agradece, miquelet!