jueves, 15 de septiembre de 2011

Recortes en la Educación pública de Castilla-La Mancha

El 1 de septiembre, cuando la mayoría de docentes nos incorporamos a nuestros puestos de trabajo en Castilla-La Mancha, los centros de educación infantil, primaria, secundaria, las escuelas de artes y de idiomas llevaban semanas, incluso meses, organizando el curso escolar. Ya se habían producido las adjudicaciones provisionales de interinidades en enseñanzas medias; definitivas en el caso de infantil y primaria. Me consta que en el instituto en el que trabajo, por su volumen de alumnos y profesores, el equipo directivo trabajó también durante el mes de agosto.

Fue uno de los últimos días de ese mes cuando el gobierno de la JCCM, adelantándose a la reforma constitucional pactada por los dos grandes partidos de ámbito estatal, presentó el “Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos”, publicitado como una estrategia de ahorro para 2012 de 1815 millones de euros (1718 de menos gasto y 97 de mayores ingresos). Además de la desaparición de órganos de control tales como la Defensoría del Pueblo o el Consejo Económico y Social, tres medidas principales incidían directamente sobre el sistema educativo público bajo el epígrafe “Optimización del gasto del personal docente” (ahorro de 137 millones de euros): el aumento de dos horas lectivas semanales para todos los docentes, la reducción de los centros de profesores de 33 a 1, y la eliminación del abono en concepto de vacaciones de julio y agosto para sustituciones de más de 5 meses y medio.

Confiados en que la primera de las medidas no entraría en vigor para este curso, dado que implicaba prescindir del 10% de la plantilla, adaptar la programación general al personal restante y otros  muchos efectos colaterales, durante la primera semana de septiembre continuamos con la asignación de materias, guardias, talleres, proyectos, programas, etc. En definitiva, la preparación del curso transcurrió hasta el día 7 como siempre. A una semana del comienzo de las clases no había margen para grandes cambios. Pero a media mañana, ese día [...]

Sigue leyendo en e-ciudadreal.

No hay comentarios: